Vulnerable

0
11

 

 

Existen días en los que no tienes ganas de enfrentarte al mundo. Esos días en los que estas cansado, abatido… lo único que quieres es que te dejen solo, que nadie te hable. Ni humor, ni ilusión, ni esperanzas… nada. En los días así parece que no te queda nada. Ni siquiera tienes inspiración, quieres tratar tu blog como antiguamente, cuando dejabas que todo surgiera y te desahogabas tranquilamente, pero por alguna razón ya no es así, te cuesta la misma vida expresar algo, te cuesta la misma vida dejar rienda suelta a la inspiración.

No es un tema que me preocupe demasiado, por que se que tengo etapas, que esta no es una de las mejores y que todo pasara. Llegara el día en que ella vuelva y pueda escribir textos como los que escribía antes, como los que me servían para desahogarme de todo y de todos, volver a sentir que es mi pequeño rincón donde nada ni nadie podía hacerme daño. Hoy no quiero ser yo, hoy no quiero tener el estado de animo que tengo, estoy estupido, borde y encima, melancólico. Todavía queda día por delante pero yo quiero que se acabe. Es bastante triste tener que refugiarse en un blog, sin tener a nadie al lado para desahogarme, mucho tiempo ya con la misma sensación, demasiado. Demasiados ataques, demasiadas ilusiones y demasiadas promesas que yo mismo me he hecho para luego que no llegaran a ningún puerto.

Supongo que como escribí hace tiempo de nada sirve lamentarse, de nada sirve compadecerse, por mucho que nos guste. Pocas son las personas que tienen la suerte de ser escuchadas justo en los momentos que mas lo necesitan. Pocas son las personas que tienen la suerte de extender en el tiempo esa felicidad que los demás solo hemos vividos por momentos puntuales. Demasiadas luchas sin sentido, demasiadas mentiras, demasiada superficialidad. Hoy no tengo ganas de enfrentarme al mundo, solo de quedarme en casa, en mi cuarto, en aquel pequeño espacio que sigue siendo mío, que siempre será mío, y que nadie puede traspasar. Por que muchas veces lo necesitamos, por que muchas veces necesitamos ese paréntesis que solo es nuestro para poder seguir adelante.

Estoy cansado, cansado de esto, de lo que siento… cada vez tengo más claro ese cambio, ese paso, el emprendersolo una nueva vida, dejando atráspor un tiempo todo, incluso antes de lo pensado. Muchas oportunidades de hacerlo y muchas ganas, necesito romper con todo y olvidarme por un tiempo de todo lo que da vueltas en mi cabeza. Necesito descansar de todo esto, no es mi estilo, ni quiero que sea mi vida, necesito algo más, mucho más. Necesito no sentirme como si estuviera en una puta jaula…

 

suscribete 1