Sin palabras…

0
11

Vuelvo a tener una de esas noches, esas en las que vuelves a pensar en el futuro, en la vida y todo lo que te rodea. La mayoría de las veces me gustaría expresar de alguna forma todo lo que pienso o siento. Sacarlo todo fuera en un intento de desprenderme de ello por unos instantes, pero el problema es que no siempre lo consigo. No siempre se hayan las palabras adecuadas para tales sentimientos, y no siempre se expresa de la forma que realmente quisiera.

Es curioso como cuando estas bajo de ánimos, una sonrisa o un simple abrazo puede hacer que tu imaginación vuele, que tu animo suba y que veas las cosas de otra manera. Y es que en esos momentos nos aferramos a cualquier cosa.. Luego te vuelves a topar con la realidad y te das cuenta que una sonrisa, solo es eso, una sonrisa en un instante que dura pocos segundos. No tiene segundas partes, ni intenciones ocultas…. simplemente es eso, aunque a ti te gustaría que fuera algo más. Sigues soñando con que una sonrisa o una mirada digan mucho mas que unas simples palabras. Pero el momento no llega y ves como toda tu ilusión se va consumiendo poco a poco, para dejar paso a la realidad.

Cuando realmente llega el momento, cuando te ves en la situación de que las cosas están saliendo como tu quieres que salgan, comienzan de nuevo los miedos. Miedos a volver hacer las cosas mal, a no dar lo que realmente puedes dar o no ser tu mismo, a no lograr ese equilibro indispensable. Tienes miedo de volver a sufrir, de volver hacer daño o de que te lo hagan a ti. Así es el mundo y así son las relaciones. Cuando menos lo esperamos llega alguien y te sorprende con una palabra, esa palabra viene precedida de una mirada y esa mirada es seguida por una sonrisa. Es entonces cuando por muchos miedo que tengas, por mucho que hayas pensando y por mucho que haya intentando utilizar la lógica… todo se viene a bajo y vuelves a caer como un inocente niño. Parece que por mucho que lo intentemos algo siempre falla… algo que se nos escapa. Con lo fácil que nos podría resultar ser felices y la de vueltas que le damos al asunto…

Una vez más, me iré a la cama soñando en lo que podría ser, en lo que podría vivir, en el sueño que se podría cumplir… Un detalle, una sonrisa, una mirada… Esos momentos en lo que de un grano de arena tecreas un mundo, solo por y para ti.

suscribete 1