Saints Row IV – Análisis

0
59

Para un servidor, Saints Row The Third fue un autentico juegazo, de lo mejor de esta generación y uno de los Sandbox más divertidos que he tenido la suerte de jugar.  Con esta premisa se enfrenta uno a Saints Row IV y al miedo de si el hype jugará una mala pasada en el disfrute de la misma.

Después de los problemas con THQ, con la compra por parte de Koch Media y todos los tejemanejes que ha sufrido el juego, creíamos que una cuarta entrega nunca vería la luz, pero ya está entre nosotros y nos ha costado las friolera de 25 horas completarla al 100%, a falta de ciertos desafíos, lo que vuelve a suponer todo un reto como lo fue su anterior entrega.

126189313152280611

Punto de partida

Han pasado unos años desde los acontecimientos en la tercera entrega y ahora los Saints han llegado a la presidencia de los Estados Unidos. Una vez más encarnamos a nuestro personaje y durante nuestros primeros minutos como presidente/a, una raza alienígena ataca la tierra y nos secuestra. A partir de este momento comienza una locura de historia, que toca absolutamente todos los palos habidos y por haber  en lo referente a guiños a la cultura popular: Matrix, Terminator, Marvel, Metal Gear Solid, etc, etc. Todo un sin fin de referencias frikis que nos tocarán la fibra sensible.

Y todo ello gracias a que nuestro captor, un emperador alienígena muy peculiar, que ha creado para nosotros una prisión virtual, una especie de Steelport con ciertos cambios que hace la vez de mundo que podremos piratear y trastocar. Esto tiene una referencia directa a Matrix, historia de la que los creadores han cogido algo más que cierta inspiraciones o guiños y en la cual directamente se basan para recrear este nueva entrega.

Jugabilidad

Dicho esto y volviendo de nuevo a un Steelport dominado por alienígenas, comenzará nuestra batalla por salir de esa prisión virtual y librar a la raza humana, los que nos llevará a hacer todo tipo de misiones, primarias y secundarias para desestabilizar el sistema: Destrucción, inserción de virus, pirateos, pruebas físicas, pruebas de poderes o de habilidad, y un largo etc. Como novedad principal tendremos los poderes, una serie de habilidades nuevas que iremos ganando conforme avance la historia, las cueles nos harán que corramos extremadamente deprisa, lancemos rayos, saltemos mucho más alto, planeemos y alguna que otra sorpresa más.

126189313152593988

Todas estas novedades trastocan en cierta medida la jugabilidad clásica de la saga, y hacen que estemos ante un sandbox mucho más parecido a Prototype o Infamous, que a GTA, saga competidora de las anteriores entregas. Con este cambio, es cierto que iremos mucho más rápido de un lado para otro, y que todo es extremadamente más espectacular, pero tambien cierto que se dejan de lado muchas cosas: Los vehículos ahora son casi innecesarios, la dificultad del juego se reduce, siendo más fácil completarlo, principal contrapunto de los superpoderes.

Quizás sea el tener dichos poderes desde un punto muy temprano de la historia lo que hace que nos acostumbremos a ellos, y no queramos otro método de transporte. Así mismo, en el fondo y pese a las novedades, volvemos al mismo Steelport, la misma ciudad con varios cambios y novedades, algo que hará que el juego pierda en factor sorpresa y se convierta en algo que tenemos la sensación de que ya hemos jugado, como una especie de DLC grande. Y es que en el fondo, todo lo que veis en este juego estaba concebido inicialmente como un DLC, titulado Entre The Dominatrix y en cuanto lo jugueis, entenderéis la razón de dicho nombre.

Pero no solo son esas las novedades, junto con superpoderes, tendremos tambien varias pruebas de habilidad en el uso de los mismos. Así por todo el mapa encontraremos torres que deberemos escalar, escenarios virtuales para afinar nuestra puntería con telequinesis, circuitos de saltos o carreras con checkpoints. Todas estas novedades aportan su granito de arena a hacer, a pesar de todo, un gran juego de Saints Row IV, aunque dudamos mucho que la saga aguante ora entrega más en el mismo escenario.

En concreto, los sueprpoderes se dividen en dos, los activos y los pasivos. Los activos son aquellos que podemos utilizar en la batallas, combinandolos con nuestras armas. Los pasivos, son aquellos que nos hacen ir más deprisa o saltar más alto,pero que no son combinables en ese sentido.

Un punto negativo que siguen sin solucionarse, es el doblaje. Volvemos a encontrarnos con un juego doblado al inglés, con subtítulos y menús en castellano. No habría problema en esto si no fuera porque la mayoría de los diálogos de la historia y secundarios, ocurren durante la acción, algo que provocará que nos perdamos muchos de los mismos, por no poder estar disparando, conduciendo y leyendo a la vez.

Con todo esto junto, el juego nos propone muchísimas forma de jugarlo, incluso de diferentes géneros. Dentro de Saints Row IV, podremos encontrar Aventura Gráfica, Beat ’em up, Arcade, Habilidad, Sandbox y una serie de mini juegos diferentes que nunca se nos hubieran pasado por la cabeza que estubieran metidos en un solo títulos, todos juntos y además justificado por la historia que estamos viviendo.

Armas

126189313152308051

Una de las partes buenas y más divertidas de este nuevo Saints Row, son las nuevas armas a cada cual más absurda a la vez más destructiva. Si bien comenzaremos con las nuestras pistolas, escopetas y metralletas de toda la vida, conforme avanza la historia y dada la ‘virtualidad’ del entorno, cada vez encontraremos situaciones más absurdas: Un creador de agujeros negros, un ‘borrador’ de personajes o una pistola dubstep que hará que todos bailen y exploten entre miles de colores.

En este apartado, Saints Row IV supera con creces a su antecesor y la combinación con los poderes activos, es todo un acierto. Por ejemplo, podremos congelar a nuestros enemigos y luego romperlos de un tiro, sostenerlos en el aire y luego dispararles cuando están indefensos, o reducirlos a miniatura con un pisotón para luego pasar por encima de ellos. Como digo, uno de los mejores aciertos de todo el juego.

Conclusión Saints Row IV

Por todo ello, Saints Row IV se queda ligeramente por debajo de de su anterior entrega. Quizás sea por el hype, quizás sea por el cambio drástico en la dinámica o quizás sea porque los poderes nos los dan demasiado pronto, haciendo que la dificultad de todo el conjunto baje unos enteros. De una forma u otra Saints Row IV, es un genial juego, extremadamente divertido y adictivo y que cumple en bastantes puntos, aunque no llega en otros. Quizás va siendo hora de dejar Steelport y comenzar con una nueva ciudad, nuevos retos y nuevas misiones secundarias.

suscribete 1