Pruebas y Obstáculos

2
7

Hay noches en las que es mejor pararse y echar la vista atrás. Hacía ya mucho que no hacia esto y cuando pasas largas temporadas sin hacerlo, puede que incluso te resulte mas difícil. Así ves una nueva perspectiva, una nueva forma de mirar las cosas. Ves como han evolucionado historias que hacen un mes te parecían prácticamente imposibles, o quizá ni siquiera se te pasaban por la cabeza. Algo tan lejano, algo tan extraño…

Cuando analizas poco a poco como han ido surgiendo las historias, te vienen a la cabeza mil y una preguntas. Pero sobre todo el porque de la situación en la que ahora mismo te encuentras, de la que ahora mismo eres participe. ¿Es solo para aprender algo?, o ¿traerá consigo una historia aun más importante?. La experiencia en estos casos es un grado, pero nunca puede ser un detonante o lo que te marque el camino a seguir. Muchas veces, aunque la historia se repita, tienes dos caminos, uno ya sabes donde llega, ya sabes lo que hay y ya sabes de sobra como andarlo. El otro es nuevo, puede ser mejor o peor, eso nunca se sabe… pero nuevo en todo caso.

Esta es una de esas noches en las que me encantaría soltarlo todo de golpe y que las cosas salieran solas. Quedarse agusto contando todas esas pequeñas cosas que dan vueltas y vueltas en mi cabeza, que prácticamente no tienen solución, pero que son ya casi permanentes allí arriba. Y es que he de reconocer que el volver al punto de partida me jode muchísimo, pero a veces no nos damos cuenta que cuando volvemos a ese punto de partida después de varias experiencias… somos un poco más maduros, con un poco mas de experiencia, por tanto tenemos también una seria ventaja con respecto a la primera vez.

Siempre he creído que el destino pone ciertas pruebas, ciertas situaciones que tienes que superar por cojones. Siempre he sabido cual era la mía, siempre lo he pensado y siempre he tenido la sensación de que un día se volvería a repetir para poder superar esa batalla, de un modo u otro. Y creo que no me equivoco, que no voy muy desencaminado. Resulta que volvemos poco a poco al punto de partida, de poco a poco volver a sentir algo que por un momento creí olvidado completamente. Pero ahora las cosas son muy distintas, aunque haya un marco común… casi casi no puedo ni siquiera comparar unas historias con otras, no sería justo.

Muchas veces siento no poder hacer que las cosas sean más fáciles, que todo salga sobre ruedas. Me encantaría que así fuera. Me encantaría no quedarme sin palabras de apoyo en los momentos mas inoportunos. Me encantaría saber que decir en cada momento para arrancarte una sonrisa, pero por desgracia no siempre es así, no siempre una promesa se puede cumplir o no siempre las cosas salen como planeamos. Pero hasta entonces, la duda, la curiosidad por saber que es lo que viene después, me tiene intrigado. Supongo que en el fondo, allí en un esquina, sigue vivo el sentimiento de que todo se solucionara, de que encontraremos una solución como por arte de magia… y que esa solución será algo bueno, muy bueno.

suscribete 1

2 Comentarios

  1. Es lo que tiene la vida, tropiezos y pasos. Si todo fuese fácil no tendría gracia y nunca creceríamos ni evolucionaríamos como personas. Nos educan para temer al cambio y para querer tener todo agarrado y seguro, pero nada es seguro, lo único seguro es que tú eres el que está viviendo tu vida y de tus propias decisiones dependerá el cómo sea esa vida. Ánimo.