Need for Speed: Most Wanted – Análisis

1
120

Need for Speed Most Wanted nos llega como reboot del juego de EA que se inspiraba en las películas de ‘A todo G’as.Sirve decir para comenzar este análisis, que aquel juego, basado también en un sandbox, nos proponía una ciudad abierta, donde ir ganando pruebas y siendo ‘el most wanted’ de dicha ciudad. Ahora Criterion, los creadores del genial Burnout Paradise, se han hecho cargo de la saga de EA por segunda vez y nos ha regalado un título a la altura de su estudio de desarrollo.

Así en este nuevo Need for Speed Most Wanted tendremos una ciudad completamente abierta para hagamos el cafre en ella con nuestros coches y diferentes tipos de pruebas repartidos por cada rincón de la misma para que podamos ir subiendo nuestro nivel. Tendremos 10 contrincantes a los que batir y solo haciendo los mejores tiempos en dichas pruebas podremos ganar puntos para competir contra ellos. Así los primeros minutos de juegos se nos presentan como una propuesta fresca, nueva y divertida, algo que recuerda por encima de Burnout Paradise pero que tiene su propia personalidad.

Pero el problema viene cuando profundizamos de verdad en el juego, cuando llevamos bastantes horas del mismo y nos damos cuenta que no solo es exactamente igual que lo que nos ofreció el citado Burnout, si no que encima, tenemos menos variedad y se hace más repetitivo, algo a todas luces, incomprensible. EA ha encargado a Criterion un nuevo Burnout, pero con el nombre de Need For Speed, para que venda más. Alejándonos de la ética profesional que pueda suponer eso y teniendo en cuenta que servidor tiene Burnout Paradise como uno de los mejores arcades de esta generación, esta claro que las comparaciones son inevitables.

Pero vamos a situarnos: Una ciudad abierta, Fairhaven, donde nos ‘sueltan’. En dicha ciudad tendremos varias pruebas exclusivas para el coche que conduzcamos, unas más fáciles y otras más difíciles, en nuestra mano estará el orden en el que las superemos. Una vez que hagamos de esas pruebas, desbloquearemos dos cosas, una puntos para nuestra clasificación general, una especie de experiencia dentro del mundo Most Wanted y dos, artículos para potenciar ese coche que conducimos. Cierto es que no tenemos una personalización extrema, pero la suficiente para un juego arcade de carreras: Neumáticos, nitro, chasis, etc, etc. Todas esas modificaciones afectaran directamente al control de nuestro, algo en lo que Criterion ha puesto mucho énfasis y que no podemos negar el fantástico acierto en el control de los mismos.

Así nos prepararemos para la siguiente prueba a la que tendremos que ir recorriendo la ciudad. Pero claro, mientras recorremos la ciudad, podremos encontrar diferentes cosas que hacer o destrozar. Como ya ocurría en Burnout Paradise, tenemos carteles que destruir, vayas que conducen a caminos secretos y como novedad, radares que hacer saltar. Además ahora no tendremos que desbloquear los coches, ya que la mayoría estarán desbloqueados desde el comienzo del juego, aunque estarán ‘aparcados’ por toda la ciudad, por lo que tendremos que buscar bien para encontrarlos todos. Una vez lo encontremos, el coche se añadirá a nuestra lista y podremos volver a el cuando más noz plazca.

Así cada coche tiene un mínimo de 5 misiones personalizadas con otros tantas modificaciones, algo ue hará que el juego tenga muchas horas si nos lo queremos terminar entero, más de 20. Un nuevo acierto para los chicos de Criterion.

Y es que el problemas más acentuado de este Need for Speed Most Wanted viene cuando llevamos unas cuantas horas de juego y nos damos cuenta que las pruebas que tenemos que hacer son siempre las mismas, aunque cambiemosde coche, aunque nos cueste más o menos, sean más o menos difíciles, son siempre las mismas y se resumen en cuatro: huida de la policía  carrera normal, llegar del punto A al punto B en el menor tiempo posible y hacer un recorrido a la mayor velocidad media posible. Fuera de esas cuatro bases, todas las pruebas que tenemos que no son pocas, son solo variaciones ligeras de las mismas y con diferentes recorridos. Algo que encontramos incomprensible dada la increíble variedad de las mismas que tenia Burnout Paradise. En ese sentido hemos tenido más una involución que una evolución, una pena y además la razón de que miremos con tanto recelo dicho Burnout, ya que estoy seguro de que si Criterion hubiera logrado superar en todos los sentidos a dicho juego, nos hubiéramos olvidado completamente de el.

Need for Speed Most Wanted

Pero todo no iba a ser malo, el juego evoluciona muy mucho en ciertos sentidos, como por ejemplo gráficamente, una de las mejores obras de Criterion sin dudas. Tantos los efectos de luz, como los propios coches son espectaculares y de los mejorcito visto en este tipo de juegos. Los efectos de día o de noche, los cambios en tiempo real de toda la ciudad dependiendo de la hora del día, los efectos en nuestra pantalla cuando hay agua o derrapamos en una carretera llena de polvo… Todo un despliege de medios maravilloso y visualmente espectacular.

Lo mismo se aplica a la física de los coches, a los ’empujones’ de nuestros adversarios y demás físicas en carrera, genialmente recreadas dependiendo siempre del coche que tengamos y de como lo tengamos ‘potenciado’. Eso si, una pena que las físicas no actúen de la misma forma cuando chocamos nuestros coche contra una pared u objeto a toda velocidad, ya que se nota demasiado que nuestro coche sufre menos desperfectos de los que debería. Hay ocasiones en las que debería quedar como un autentico acordeón y lo único que consigue son unos cuantos abolladuras y cristales rotos. Algo que creemos tiene que ver las licencias oficiales de los coches que hay en el juego, que dichas licencias no quieren ver sus coches hechos trizas… Una pena, porque da un punto de irrealidad al mismo, cuando todo lo demás es casi perfecto.

Need for Speed Most Wanted

La IA es otra que se beneficia de una forma extraordinaria con el paso del tiempo y la experiencia del estudio de desarrollo. Tened claro que en Need for Speed Most Wanted no solo tendremos que correr y llegar el primero a la meta. También tendremos que sortear coches del tráfico, policías que nos cierran el paso cada dos por tres y contrincantes con una conducción extremadamente violenta que nos sacarán de la carretera a la mínima de cambia. Entre las físicas de la conducción, las características de nuestro coche o por ejemplo de los neumáticos que llevemos y la policía  cada carrera será un mundo y algunas podremos hacerlas con los ojos cerrados y otras, aún siendo el mismo circuito, nos costará la vida porque todos esos valores han cambiado.

Para ello la policía se valdrá de todo tipo de artimañas y accesorios. Tendremos 6 niveles de ‘policía’, en el primero solo habrá doscoches patrulla detrás tuya, que te perseguirán si pasas a gran velocidad a su lado. Conforme vayamos subiendo de nivel, la cosa se complicará, los dos coches de policía darán paso a más, a barricadas y a lineas de clavos en medio de la carrera para fastidiarnos los neumáticos  En el nivel 6, tendremos detrás nuestra a los SWAT y a los 4×4, coches que nos cortaran literalmente el paso, y que son a su vez barrera casi inamovibles. Al final, si nos despitamos,  nos veremos rodeados y detenidos. Ahí reside la genialidad de la IA, el rodearlos y acorralarnos sin poder mover el coche, casi sin darnos cuenta.

Multijugador

Need for Speed Most Wanted

Todo ello será aderezado con un modo multijugador no solo divertido, si no adictivo. Una vez más tendremos el modo calcado de Burnour Paradise, donde nos conectaremos a la partida de alguien o podremos crear la nuestra propia. A partir de que entremos en esa ciudad multijugador, el ‘master’ de la partida decidirá que pruebas hacer y os convocará a todos los jugadores en un punto. Algo que ha mejorado con respecto a la otra saga de Criterion, es que ahora al crear un evento, tenemos un tiempo limite para presentar en el comienzo del mismo, si no, nuestro coche desaparecerá y aparecerá como por arte de magia en el mismo lugar del evento. Parece una chorrada o algo casi irreal, pero había un problema importante cuando creabas un eventos, y cada uno de los jugadores estaba en una punta de la ciudad, siendo imposible ponerlos a todos ‘de acuerdo’ y fastidiando la experiencia multijugador. Este problema ha sido completamente subsanado y también es de agradecer.

Así tendremos pruebas para ver quien se lleva más tiempo en el aire, quien se lleva más tiempo derrapando, las típicas carreras, huir de la policía y otros tantos retos que harán además que suba nuestra puntuación en el modo individual, con lo que siempre podremos recurrir a el en caso de monotonía.

Además de este modo multijugador como tal, en el modo individual estaremos continuamente compitiendo con nuestros amigos, no solo en la puntuación general, si no en el destrozo de carteles o en la velocidad a la que nos pillan los radares. Así cuando nos acerquemos a cada objeto, encima aparecerá una lista de nuestro amigos que tienen el mismo y lo que su record de velocidad o de altura. Estos crea un pique entre jugadores en el modo individual bastante divertido  apareciendo siempre el nombre y el avatar de nuestro contrincante por los objetos, además de por ejemplo, nuestros avatar en grande en los carteles que hayamos destruido y ostentemos ese récord  Si nos superan nuestros récords  tendremos una ciudad llena con los avatares de nuestros contrincantes. No es un multijugador al uso, pero todo el juego tipo ese alo de ‘reto’ y de ‘piques’ en todo momento.

Conclusión

Tengo muchas palabras buenas para este Need for Speed Most Wanted por su calidad en todos los sentidos. Pero quizás carezca de la originalidad necesaria y esa calidad venga dada porque es un clon del genial Burnout Paradise, juego al que por desgracia, ni siquiera supera en diversidad. Sin embargo, no podemos negar que es un juego más que notable y extremadamente divertido en todos los sentidos. El buen hacer de Criterion está presente en cada partida y eso se nota mucho, pero esperamos que para las siguientes entregas tengamos un juego con alma propia.

suscribete 1

1 Comentario