Need For Speed (2015) – Análiss

0
141

¿Era necesario esta especie de reboot de la saga Need for Speed? Pues realmente no, pero viendo el resultado nos hemos quedado con ganas de más.

En general el juego se queda corto de pruebas, no aportando nada realmente interesante a lo ya visto en otras entregas, incluso siendo mucho más continuista y clásico que otras entregas. Tendremos pruebas de derrapes, carreras contrarreloj, un fusión entre carreras y pruebas de derrape, un tipo de juego donde deberemos ser los más rápidos en una vuelta al circuito, etc, etc. Pero llegados a un punto, estas pruebas comienzan a repetirse una y otra vez, dando la sensación de que el juego es queda corto. Es cierto que en cada prueba nueva, aunque sean del mismo tipo, se le añaden factores diferentes (por ejemplo en alguna que otra carrera nos sorprenderá la policía) y este tipo de ‘eventos’ le dan un toque muy divertido al juego, pero al final, despues de muchos horas de juego, nos quedamos con la sensación de que Ventura Bay podría haber dado más de si.

Sobre todo, por en el que fondo la pruebas se dividen en 5 estilos, diferenciados por 5 colores y que servirán para puntuarnos según nuestro estilo de conducción. Esto puntos diferenciados se irán sumando al total de nuestra experiencia. La misma que servirá para comprar mejores piezas para nuestro coche o acceder a nuevas pruebas conforme avance la historia.

En lo referente a la jugabilidad, no podemos decir que no sea divertido y que enganche como el que más, con unas 13 o 14 horas de en el modo campaña. El problema es que para usuarios avanzados en el mundo de las carreras, este juego puede resultar bastante fácil y una especie de paseo por Ventura Bay. Parece que han tenido miedo a profundizar en la dificultad de las carreras y si vamos potenciando nuestro coche a la par que avanzamos en la historia, no supondrá un reto demasiado difícil. La IA de los contrincantes es correcta, pero echamos de menos una policía más agresiva que nos pusiera en aprietos de verdad, con barricadas, helicópteros y demás parafernalia vista en otros juegos. En este la policía es sumamente tímida y que las pruebas donde tendremos que fastidiarles, conseguir multas altas o tiempo de persecución, serán más dificiles por su escasa dificultad que por lo contrario.

Y en el tema de la conducción es donde Need for Speed brilla: La personalización de piezas, o de estilos de manejo de nuestro coche es  bastante profunda y es algo en lo que Ghost Games ha puesto mucho mimo. No solo podremos mejorar nuestro coche, por dentro, si no también  por fuera, con un sistema de personalización estética que puede ser de los más profundos vistos en juego (no tanto así el de piezas). también  tendremos la oportunidad de retocar las estadísticas de nuestro coche para que derrape más o se agarre mejor, según nuestro estilo o pruebas que vayamos a llevar cabo en cada momento. Aunque también  es cierto que para los usuarios no profesionales, este sistema se resumirá en poner una barra a tope a la izquierda o a la derecha, y poco más.

En el tema de del online, EA ha patinado, otra vez. Se nos obliga a estar conectados a los servidores de EA para poder jugar al juego, pero realmente no nos aporta nada tan extremamente importante como para justificar este sistema. El juego podría funcionar perfectamente offline y no nos perderíamos nada importante. Portanto no entendemos el afán de obligar a los jugadores a estar constantemente conectado, o a no poder jugar cuando el no disponemos de conexión a internet. De hecho, el remate de los absurdo, es que podemos encontrar un modo en solitario, pero este también también requiere acceso a internet.

Es cierto que el mapeado está más vivo con jugadores haciendo de las suyas por todo la ciudad, que podemos retarles, compartir fotos, estar a la última de los eventos o participar en pruebas con nuestros amigos, pero esto no justifica que el juego sea 100% online. Y en ningún caso estoy en contra de que un juego tenga que ser 100%, pero si esto es necesario por lo menos que sea una parte muy importante y que aporte realmente algo interesante, cosa que no pasa en este Need for Speed.

En el apartado gráfico, Need for Speed sobresale, tanto en diseñado de mapeado como en la iluminación. El problema es que todo se va al traste cuando cada x minutos sufrimos ralentizaciones bastantes molestas (en la versión de Xbox One) que estropean el solido acabado gráfico. Y es algo raro, porque estas ralentizaciones parece que son completamente aleatorias, y no van de la mano de una carga mayor de polígonos o efectos. Supongo que es algo que Ghost Games deberá parchear en un futuro.

Más allá de eso, también  es criticable la eterna noche en la está sumido el juego, donde nunca se llega hacer de día, salvo con algún tímido amanecer que vuelve a ser de noche pasados unos minutos. Esto puede deberse a la carga poligonal y a la obligación de que sea de noche para que el juego luzca mucho mejor. El problema es que le quita realismo al compendio y no es lógico una noche eterno, en una ciudad casi vacía de coche.

Da la sensación que este Need for Speed, es solo la base de la nueva franquicia, una base que funciona, es divertida y entretiene por bastante horas, pero que se queda corta, y que no profundiza en ciertos aspectos. Quizás sea el momento de dar un paso más allá y aprovechar todo lo que tiene este juego para potenciarlo. Entonces si podríamos estar hablando de un Need for Speed sobresaliente. De momento nos tenemos que conformar uno sumamente correcto, pero poco más.

suscribete 1