Crítica de “Mil Maneras de Morder el Polvo”

0
23

Después de Padre de Familia y  TED, Seth Macfarlane vuelve con Mil Maneras de Morder el Polvo, una comedia Western que fusiona sucesivas bromas a lo Scary Movie, con momentos más serios para intentar hacer una crítica a nuestros días. El problema con este tipo de cintas, es que o te gusta el humor del guionista, o se convierten en dos horas de vergüenza ajena.

Por eso es complicado hacer una crítica de una cinta de este tipo, porque el humor y por tanto la diversión de la misma, depende de quien la vea y si conecta o no con el humor absurdo de Macfarlane. Es cierto que hay ciertos gags más inteligentes que otros, y que servidor soltó varias carcajadas pero estamos ante una cinta que peca demasiado de lo típicos porrazos y momentos extremadamente absurdos que no hacen ninguna gracia.

A ratos muestra un humor más inteligente y hace más gracia algunos diálogos que los propios gags, consiguiendo que estemos ante una cinta superior a las últimas Scary Movies, pero que tampoco son horas de pura risa.

foto-a-million-ways-to-die-in-the-west-897

Sobre el reparto, Mcfarlane cumple como actor (pero solo cumple), Charlize Theron está sorprendentemente natural y divertida, Liam Neeson hace el mejor malo que le han dado en su carrera artística y Neil Patrick Harris podrá el punto escatológico a toda la cinta. Sin duda el reparto y los numerosos (y sorprendentes) cameos serán lo mejor de la cinta.

Lo peor de todo es que la cinta se alargue casi hasta las dos horas, con una última parte que se arrastra y que la hace casi infinita, como si le sobrara la media hora final, aunque este justificada para cerrar la escasa trama. Posiblemente un corte en alguna trama y por tanto menos duración le hubiera sentado la mar de bien.

Si te gusta el humor de Macfarlne, la cinta te enganchará y conseguirá tenerte atento hasta el momento final, si no, se convertirá en una normalucha comedia que supera a las últimas partes de Scary Movie, pero que no deja de ser una consecución de gags de porrazos y situaciones absurdas, con algún que otro momento extremadamente brillante, pero que se hacen escasos en todo el tiempo que dura la cinta.

El viernes 4 de julio en cines.

suscribete 1