Llamas que se apagan…

0
12

 

¿Que es lo que se supone que debería escribir en estos momentos?, ¿ que soy feliz?, ¿Que la vida esta haciendo cosas por mi, por mi futuro? … Si es cierto y no me puedo quejar. Un nuevo trabajo al que me estoy acostumbrando después de dos semanas. Una situación en casa mejor de lo queesperaba, una situación en lo que se refiere a amistades casi admirable, cosas que siempre he querido hacer y que ahora estoy comenzando a dar los primeros pasos para llevar a cabo, un futuro con las puertas abiertas… En conclusión mil y una historias por las que hoy debería decir que estoy bien conmigo mismo, que soy feliz. Y es cierto que una parte de mi sonríe, esta eufórica… Pero hay otra parte que no…

La otra siente que falta algo, que las noches se vuelven hacer demasiado largas, que hace un momento he sufrido un espejismo de lo que una vez fue, de lo que sigue anhelando mi corazón, y de lo que ya no será a no ser que cambien mucho las cosas. Nunca se sabe donde te va a llevar la vida, pero parece que esta a veces nos guiña el ojo para que sigamos adelante, para que sepamos que estamos en el camino correcto hacia esa parte que nos falta, aunque no sea lo que necesariamente tenemos delante y queremos.

Hace dos meses ni se me hubiera pasado por la cabeza todo lo que ha ocurrido, la situación en la que me encuentro ahora, todo lo que ha pasado por mi vida y en las personas que han conseguido tocar mi corazón. Es muy irónico, siempre lo dicho. En un par de meses puedes convertirte en otra persona diferente… Pero el sentimiento sigue siendo el mismo, por muy feliz que sea, hay cosas que todavía no he conseguido olvidar. Sigo acordando de aquellos paseos al anochecer, de las miradas, de los detalles, el cerrar los ojos y sentir que alguien esta a nustro lado, de que ciertas personas han aportado mas a mi vida en estos últimos meses, que otras en más de medio año… Muchas cosas que todabia a dia de hoy, sigo recordando. Y lo sigo haciendo no por que quiera, no por que me guste compadecerme de mi mismo… si no por que no puedo evitarlo, es superior a mi, a mis fuerzas…

Es difícil de describir, es difícil de aceptar, pero así son las cosas, así tenemos que aprender a tomarlas tal y como son para seguir adelante, esperando algo que nos devuelva de nuevo la ilusión, que nos haga que esa parte que nos cuesta tanto encontrar, resurja. Aquello que hace que estemos completos… en todos los sentidos. Aunque a pesar de todo, a pesar de verlo todo negro, a pesar de las negativas, somos tan inocentes que seguimos esperando por si quedara algún tipo de posibilidad de avivar esa llama perdida… Y por que aunque no la haya, nuestro corazón es un puzzle en el que van añadiendo piezas a lo largo de nuestra vida… y tengo muy claro cual a sido exactamente la ultima pieza que se ha añadido al mió…

suscribete 1