Las aventuras de Peabody y Sherman – Crítica

0
98

Dreamwork vuelve con una de animación para los más pequeños de la casa. Esta vez utiliza unos dibujos de los años 50 y 60, para tocar la fibra sensible de los padres que hoy en día están a punto de tener nietos.

Las aventuras de Peabody y Sherman nos cuenta la historia de Paboy , un perro que habla y que además es superdotado, ha hecho todo en la vida y ha conseguido todos los honores posible, incluso medallas olímpicas, pero lo más importante está por conseguir: criar a un hijo.

Sherman es un niño educado y muy inteligente, pero en el colegio se mete en problemas con una de las compañeras de clase. Será cuando Peabody organice una cena de reconciliación con los padres de esta, cuando los niños la lien y comiencen sus aventuras: Peabody guarda una maquina del tiempo con la que enseña a Sherman todos los hitos importantes de la historia y ahora la han utilizado los niños como juguete.

las-aventuras-de-peabody-y-sherman03
Con este punto de partida, comienza una serie de viajes en el tiempo, donde los máspequeños pueden ver muy por encima y sin entrar en profundidad, puntos importantes de la historia como la civilización egipcia, la revolución francesa o la guerra de Troya. Si bien todo esto podría ser una experiencia divertida y original, lo cierto es que la cinta es extremadamente blanda en su humor y se hace pesada para los padres que acompañen a sus hijos, además de ser, posiblemente, una fuente de dudas históricas que luego deberán resolver los padres.

Entre todo ello, nos mezclan la historia entre padre protector e hijo medianamente rebelde una y mil veces contada, que ya nada aporta a la causa y que hasta los niños tienen que tener vista hasta la saciedad (sin ir mas lejos Los Croods). Pero claro, el público objetivo son los más pequeños y a ellos si que podremos tenerlos hora y media pegados al asiento, viendo las aventuras de estos nuevos heroes. A ellos le encantará y además aprenderán.

Conclusión Las aventuras de Peabody y Sherman

El caso es que Las aventuras de Peabody y Sherman cumple para los más peques, puede ser una lección de historia más o menos entretenida, pero no cumple para los más mayores, donde la cinta peca de aburrida y de humor extremadamente limpio y blanco, salvo un par de giños (un par, literalmente).  No entendemos este giro infantiloide de Dreamworks después de hacer maravilla como Los Croods.

suscribete 1