La Función

0
23

Y por fin el curso llego a su fin. Por fin terminaron agobios, entregas, exámenes demás parafernalia típica de esta época en las facultades españolas. Todavía no se los resultados, solo el pequeño detalle de que paso limpio, que ya es algo importante después de tanto trabajo acumulado. Este ultimo mes y medio a sido de agobios constantes, de entregas planeadas, que días que no llegaban nunca, de un cansancio psilogico pocas veces visto antes… En conclusión de un final de curso como dios manda. Pero si, estoy contento con el resultado, muy contento de hecho.

Ahora toca descansar, por lo menos unos días y apara julio mis vacaciones de verdad. Y ahora que estoy libre, vuelven a venir esos fantasmas. Parece como si tuviera un imán para atraer a un tipo de gente concreta, de los cuales estoy muy a gusto de rodearme, pero que al final y con el paso del tiempo , hacen daño a eso que late de vez en cuando.

Si, ya me paso una vez, hace algún tiempo. Y parece que la historia esta volviendo a empezar, poco a poco… Diferentes protagonistas, misma situaciones, diferentes escenarios, mismo final. Una obra de teatro atípica que ves una y otra vez, sin poder levantarte de la silla y salir corriendo de la sala. Sabes que al final de la obra siempre terminas llorando de la emoción, que descansas durante cinco minutos y que luego todo vuelve a empezar de nuevo. Y cambiar de tercio se hace extremadamente complicado. Una melodía que anuncia una nueva etapa de la obra, pero que ves con decepción cuando esta esta empezando, que es lo mismo una y otra vez… nada cambia. Una pena, por que podría ser una de las mejores obras de tu vida, de hecho la mejor que hayas visto nunca.

Pero si, una y otra vez lo mismo, y lo peor de todo es que has repito tantas veces la misma frase, que ya ni siquiera encuentras las palabras que una vez borraste para poder volverla a decirla… Que ganas tengo de equivocarme, que ganas por dios…

suscribete 1