Killer Instinct – Impresiones MGW’13

3
56

Madrid Games Week ha supuesto la vuelta de los videojuegos a la capital española. Después de dos entregas de difunto Gamefest, Madrid necesitaba volver a tener algún tipo de evento relacionado con el mundo de los videojuegos. Y aunque ya trataremos más a fondo que nos ha parecido esta nueva feria, uno de los juegos estrella ha sido Killer Instinct.

Servidor se empapó de la primera entrega en SNES y de la segunda en N64, así que estaba deseando echarle el guante a esta nueva edición que poco o nada tiene ya que ver con la saga antigua. Una pena que fuera uno de los juegos menos deseados de la feria, dadas sus pocas colas para probarlo compradas con otros títulos de Xbox One, algo que achacamos a que la saga ha estado demasiado tiempo metida en un cajón y que las nuevas generaciones no saben de que va el asunto, mucho más cuando a Microsoft se le ocurrió la genial idea de meter todos sus juegos en habitaciones cerradas que imposibilitaban el ‘lucimiento’ de los títulos.

El caso es que Killer Instinct ha vuelto y denota una mejor calidad de la esperada. Si bien tenemos un sistema de lucha extremadamente parecido a Strert Fighter IV (o cualquier de sus posteriores ediciones), el juego gana en velocidad, dinamismo y espectacularidad en todos los sentidos. Lejos quedan los ortopédicos controles de la entrega de N64 o su ‘lentitud’ en algunos aspectos. Esta vez Killer Instinct ha sabido reinventarse de una forma brutal y no entendemos la razón de convertirlo en un free2play y no darle un formato físico como en principio se merece a tener de los combates que pudimos probar. ¿Desconfianza en la propia marca, quizás?.

Killer Instinct no es una demo, no es un juego ‘gratis’ de baja calidad, ni un juego de lucha secundario. Parece mentira pero las primeras impresiones del mismo denotan una calidad de movimientos, de animaciones y de respuesta de los personajes en la lucha que lo hacen extremadamente divertido a la par que espectacular, es de ese tipo de juego de lucha donde pasan mil cosas a la vez, y que nos lo hacen pasar de vicio. Vuelven los combo brakers, la voz en off robótica y los personajes paranormales, además de una barra de energía que se irá llenando con nuestros movimientos para hacer mágicas, al más puro estilo Street Fighter.

En el apartado gráfico, realmente creemos (o esperamos) que Xbox One pueda dar más de si (era la misma demo que el E3 2013), pero como juego de lanzamiento cumple a las mil maravillas: explosiones, partículas, diseño de personajes, sombras y todo tipo de efectos atmosféricos, además de como comentamos antes, una velocidad endiablada y unas animaciones casi perfectas, aunque solo pudimos probar cuatro personajes: Jago, Sabrewold, Thunder y Glacius, con varios colores diferentes cada uno para seleccionar.

Esta primera prueba nos ha dejado con muy buen sabor de boca, mejor de lo que esperábamos y ha colocado a Killer Instinct es nuestro punto de mira más allá de ‘lo que fue’ en SNES. Ahora creemos plenamente que puede ser una de los grandes lanzamientos de la primera ornada de Xbox One. El 22 de noviembre lo averiguaremos.

suscribete 1

3 Comentarios