Crítica de “Home, Hogar Dulce Hogar”

1
83

Dreamworks vuelve con una historia de extraterrestres conquistadores, que se queda a media camino entre el producto bien acabado y el simplemente correcto. Aunque razones no les faltan, ya que entre sus filas tiene a voces como Rihanna, Jim Parsons (Sheldon Cooper) o Jennifer Lopez.

De nuevo nos encontramos con una cinta con guión entretenido, divertido y ameno, pero que no termina de brillar con luz propia como lo pueden hacer las de Disney / Pixar. Y es que parece que Dreamworks lo hace bien, pero siempre se queda como mucho en el notable, sin posibilidad de llegar al sobresaliente en sus cintas de animación 3D.

Y eso es lo que le vuelve a ocurrir en esta ocasión: Tenemos una cinta correcta, divertida, pero que peca una y otra vez de mensajes sobre la familia y la amistad altamente repetitivos y que a día de hoy, tenemos claro que hasta a los jóvenes a los que va dirigido la cinta, les tiene que aburrir escuchar una y otra vez la misma cantinela. Es cierto que tiene personajes memorables, como el protagonista extraterrestre Ohh, pero el problema es que parece que este tipo de cintas tienen miedo a hablar de algo que no se la familia o la amistad y que por tanto, todo lo bueno que ganan con sus personajes, lo pierden con mensajes repetitivos.

Como decíamos la cinta está bien equilibrada y soltaremos alguna que otra carcajada. No se hace pesada en ningún momento y cumple con lo que tiene que cumplir, pero en el fondo y aunque salgamos con un buen sabor de boca, no aporta nada nuevo.. Hastiados estarán los padres que vuelvan a llevar a sus hijos por enésima vez al cine a ver la cinta de animación de turno.

Eso si, la película tiene una cosa que hace muy bien, yes de recibo reconocérselo: la forma de plasmar las emociones en la misma. Ohh tiene la característica de que representa sus emociones por colores, y esto nos dejará momentos muy buenos en el lenguaje visual, donde se dicen mucho con muy poco, sobre todo en la parte final de la cinta. Verde para la mentira, amarillo para el miedo y así unas cuantas más que espero descubráis por vosotros mismos y que crean un lenguaje propio que el espectador tiene que identificar para saber que está siendo el protagonista en las diferentes situaciones. Estos colores darán forma a una de las escenas más emotivas de toda la cinta.

En definitiva es una cinta que cumple, no decepcionará, pero tampoco aportará nada nuevo a aquellos que vean asiduamente este tipo de cine. Ni siquiera podremos disfrutar de las voces famosas para saber si lo hacen bien o mal (tendremos que esperar al DVD). Es una pena, porque Dreamworks demostró con Los Croods que también podía hacer cosas muy bien y especiales, pero parece que al final, a decidido volver por el camino fácil.

suscribete 1