Hitman: Absolution – Análisis

1
78
Hitman Absolution

Hitman Absolution

Mucha caña ha dado Square Enix con la vuelta del agente 47, como si de un reboot se tratará pero sin llegar a serlo, un relanzamiento y actualización que aleja a este Absolution de ser una entrega más dentro de la saga. Creo conveniente apuntar que dentro de la saga, este ha sido el primer Hitman que me he sentado en serio a jugar y analizar, los anteriores no han llegado a calar hondo en mi fibra friki, por tanto, este análisis tratará de verlo como un juego independiente sin caer el trampa de las comparaciones.

Campaña

Hitman: Absolution nos presenta una fórmula de sigilo donde prima la paciencia. Atrás dejamos los tiroteos a diestro y siniestro y el ‘ir a saco’ matando todo lo que se ponga por delante sin dilación alguna de otras sagas. Por tanto, ya de primeras tenemos que ser justos y dejar las cosas claras: si no tienes paciencia, este juego no es para ti. Si la tienes y te encanta el sigilo IO Interactive ha conseguido un equilibrio casi perfecto entre todos los aspectos de la campaña, sin llegar a ser repetitiva o aburrida. La misma cuenta con una historia principal completa, donde encarnaremos una vez más al agente 47, un asesino que hasta ese momento pertenecía a una agencia secreta.

Al verse traicionado por su compañera, la cual a traicionado supuestamente a la agencia, recibe el encargo de asesinarla, descubriendo que detrás puede haber mucho más de lo que le han contado sus jefes, y que su ex-compañera guardaba un secreto: estaba protegiendo a una niña un tanto especial que es buscada por el crimen organizado mundial y que se paga muy cara su cabeza. Así nuestra historia comienza cuando nos volvemos en contra de nuestra propia agencia y, aunque asesinamos a nuestro objetivo, salvamos a la niña y nos volvemos en contra de todo y de todos para ponerla a salvo… Conforme avanza la historia, descubriremos la razón de que la niña sea tan especial, pero ya no comento nada más, para no caer en spoilers.

Con este premisa, que básicamente es el tutorial del juego, comienza una serie de misiones que serán de lo más variado posible. En total son 20 misiones que a su vez pueden dividirse en otras más cortas. No solo tendremos que asesinar, si no que también deberemos infiltrarnos llegando a lugares concretos, recoger objetos, disfrazarnos, etc, etc. Esta es la base, solo lo que vemos ‘por encima’ ya que cuando escarbamos un poco más en el título, descubrimos que no está falto de profundidad: Si tenemos un escenario con tres objetivos diferentes a los que asesinar, cada objetivo a su vez, tiene varias formas de morir de forma accidental o directa.

Y todo esto cuenta para nuestra puntuación final, ya que Hitman: Absolution nos propone un punto muy fuerte de estrategia para llevar a cabo dichos asesinatos sin ser descubierto. Evidentemente siempre podemos tirar de pistola, pero nuestra puntuación podrá ser negativa y bajará con cada baja innecesaria, civil o a ‘cara descubierta’. Así tenemos una libertad solo cuartada por el escenario donde nos encontramos, pero no en la forma que podemos asesinar a nuestros objetivos y ese el punto fuerte, la exploración del escenario para encontrar la forma más retorcida de asesinato accidental, lograrlo y salir tan panchos sin ser detectado. Al final, nuestra puntuación se sumará al total de nuestro país y de la media de cada escenarios. Así al comenzar una misión sabemos cual es la media de puntuación de nuestro país y podremos al final, saber si hemos superado esa media o no.

Además esa puntuación personal nos servirá para desbloquear mejoras, tanto para nuestro protagonista en casi todos las formas posibles, como la utilización de nuestras armas. Todas estas mejoras son automática s no teniendo la libertad de elegirlas, si no que se desbloquean por puntuación concreta o haciendo ciertas cosas, como una especie de logro. Hechos echado de menos un toque de RPG para mejorar a nuestro personaje que ahora está tan de moda, aunque fuera solo por encima.

IA y Posibilidades

Hitman Absolution

En este punto es cierto que la IA, que nos debe descubrir a veces no cumple su cometido y utiliza una forma aleatoria e ilógica para ello. Por ejemplo, habrá algunos personajes que podrán ‘vernos’ estando de espaldas a nosotros, o justo lo contrario, que estemos dando vueltas al rededor suya, activando alarmas y tirando objetos para llamar su atención y que simplemente se limiten en desactivar la alarma y volver a su sitio. Aún con estos pequeñas ‘libertades’, por llamarlo de alguna forma, es cierto que la IA cumple en términos generales y que es una de las cosas más importantes del juego. Quizás podría estar un poco más ajustada, pero partimos de la base que cumplen su cometido. Eso si, si queremos hacerlo bien, habrá muchas fases que nos resulten frustrantes y que tengas que volver a cargar (si estamos en el nivel normal) hasta que nos salga la cosa como queremos, dando lugar a que en ciertos momentos, nos frustremos.

Para completar nuestras misiones tendremos disponible todo tipo de artilugios por el escenarios y será nuestramisión utilizarlos de la forma más conveniente posible. Podremos ocultarnos en cajas, armarios y taquillas para esperar a que pase nuestro objetivo, podremos encender cocinas de gas y dispararles desde un lugar seguro cuando nuestro objetivo se acerque a ellas, explorar un escenario para encontrar un francotirador y luego colarlos en la parte superior de una tienda, para asesinar a uno de nuestro objetivo que está en el balcón de en frente, todo ello ayudado con nuestro sistema de instinto, una especie de visión de águila a lo Assassin’s Creed, que nos dará pistas sobre objetos y por la cual podremos ver a todos los personajes del escenarios a través de paredes y muros. Además veremos el camino que va recorrer cada personaje sea o no objetivo. Su ‘ronda’ por decirlo de alguna forma, dándonos la opción de que podamos prever sus pasos y así crear nuestra estrategia.

Deberemos utilizar el estratega que llevamos dentro para coger una llave inglesa, tirarla a un sitio concreto para llamar la atención de los guardias y hacer que se muevan en dirección contraria a donde nosotros queremos ir. Claro que siempre tenemos la forma fácil de hacer las cosas utilizando bombas, pistolas silenciadores y demás artilugios mortíferos  pero el juego siempre nos dará la opción de ‘no matar’ a nadie, aturdir, dejar inconscientes y esconder, pero no matar. Además también tendremos la opción de disfrazarnos de ciertos personajes, pero tendremos que tenemos cuidado, ya que cuando nos acercamos a uno de los guardias que lleva nuestra misma ropa, este nos descubrirá, ya que verá evidente que eres alguien fuera de lugar. Para solucionar esto, tendremos que recurrir a nuestro instinto, en el cual si estamos disfrazados el agente 47 se tapa la cara mientras anda y ya no le descubren. Si, podrían haber encontrado otra forma más elaborada para esta habilidad…

A todo ellos se le suman 5 niveles de dificultad que afecta directamente a IA entre otras cosas. En los niveles superiores, nuestro instinto no se recuperará con nuestras acciones sigilosas y los enemigos nos verán mucho más fácilmente, tendrá un oído más fino y serán más numerosos.

Desafíos

Por si toda la campaña nos pareciera poco, en cada uno de los capítulos y misiones tendremos los desafíos, una serie de objetivos secundarios a cumplir que en rasgos generales se contradicen entre si de forma intencionada para hacer más rejugable cada una de dichas misiones. Así en muchas de ellas habrá desafíos de encontrar 3 o 4 disfraces en el escenario, pero también habrá otro desafío de no utilizar ningún disfraz para superar dicha misión. También habrá un desafió por cada muerte diferente que podamos hacer en ese escenario a un objetivo concreto, por tanto en alguno de ellos si queremos hacernos el juego al 100%, habrá que rejugarlo varias veces para matar al objetivo de todas las formas posibles.

Esto le da al juego un punto de rejugabilidad en el podemos pasar horas y horas recolectando objetos (como las pruebas, cintas VHS que habrá mínimo una en cada escenario, bien escondidas para que tengamos que buscar a conciencia) y buscando todas las formas diferentes de muertes, infiltraciones y evasiones que nos propone. Sin duda, no solo tiene una campaña muy buena, si no que encima, es altamente rejugable.

Contratos Online

Pero si aun así no estáis contentos, no os preocupes, en IO Interactive han pensado en todo y por ello nos traen un modo online muy característico: Seremos nosotros los que hamos los contratos y ‘editemos los niveles’, ya que efectivamente, el modo contratos es una especie de editor de niveles venido a menos, donde podremos crear misiones seleccionando los objetivos que hay que matar en un mismo escenario (de 1 a 3) y la forma de matarlos de cada uno, si disfrazado, con arma, con sigilo  o con un accidente.

Evidentemente, nosotros podremos acumular puntos jugando a los contratos que han creado otros jugadores, por lo que podemos decir, que si el juego nos engancha de verdad, es casi infinito en sus posibilidades y duración  ya que siempre tendremos un contrato nuevo al que jugar. Eso si, por obligación (y por lógica) todos los contratos que subamos al modo online, tendrán que ser jugados mínimo una vez por nosotros (o por quien los cree) para asegurarnos que son posibles de completar y así no subir niveles imposibles de terminar para otros.

Gráficos

Hitman Absolution

Hitman: Absolution es sin duda alguna una de las mejores opciones de esta generación en cuanto a detalle gráfico se refiere. De hecho en IO Interactive, ya han afirmado varias veces que no para este juego, se les ha quedado corta la potencia de las consolas actuales. Y es que no solo por la cantidad de personajes que aparecen en pantalla en ciertos momentos, como en la misión de la estación de trenes, si no en las luces, sombres y detalles del mapeado. Cierto es que la versión de PC es superior en todos estos sentidos a la de consolas, pero no desmerece nada en el título de Xbox 360 y PS3, consiguiendo un nivel superior a la media en casi todos los sentidos.

Conclusión

Hitman: Absolution es grande en muchos aspectos y nos ha sorprendido muy gratamente, mucho más de lo que se esperaba de el. Su genial apartado gráfico, su punto de estrategia, su rejugabilidad y en general todo lo que nos ofrece el título lo suben a la categoría de imprescindible si eres una de esas personas con paciencia (y si no casi que también, por jugar a algo diferente). Si buscas tiros a diestro y siniestro sin complicaciones a lo Max Payne 3, este juego no es para ti. Es cierto que hay algunos puntos que se pueden mejorar, retocar y pulir y también es cierto que tenemos la sensación de que Hitman: Absolution podría haber sido más grande si por ejemplo, hubiéramos estado ante un sandbox. Pero ya estamos hablando de pedirle la perfección a un juego más que notable. No tenemos ninguna duda de que nos quitamos el sombrero ante el agente 47.

suscribete 1

1 Comentario

  1. Un análisis genial.
    En mi humilde opinión, la verdad es que es uno de los mejores juegos del año. Soy fiel seguidor de la saga, y he terminado todas las anteriores partes, pero debo admitir que con el que mejor me lo estoy pasando es con esta última. Además, el modo Contratos es un añadido excelente para justificar los 50 euritos que cuesta el juego. Aún así, la campaña es larga, voy por el capítulo 5 y le habré dedicado 5 horas más o menos… eso sí, jugando como debe ser e investigando todos los rincones del escenario.
    Saludos!