Gravity – Crítica

2
170

Lo cierto es que Gravity se merece una crítica completamente diferente a las normales que hacemos en Cinegamers. Gravity no es una película, es una experiencia y como tal debería ser juzgada. Por tanto juzgarla como tal es sumamente injusto y eso lo hemos reflejado en la nota. Esta vez no juzgamos la técnica, o el guión, si no la experiencia en su conjunto.

La cinta nos cuenta la historia de una tripulación de 3 astronautas que están en la órbita terrestre arreglando un satélite. A partir de ese punto de partida y en solo 10 minutos de cinta, se desata la catástrofe: Una lluvia de residuos espaciales viene hacia ellos a toda prisa, destrozando todo lo que se ponga a su paso. Esta sinopsis, dicha así, puede ser la más típica del mundo, pero estamos antes una cinta que logra hacer de lo típico, algo extraordinario.

gravity-movie-with-sandra-bullock-and-george-clooney

Y esto lo consigue con una cámara libre que juega con las vueltas, el mareo y la confusión para contar el punto de vista de la protagonista, unos planos en primera persona que recuerdan a los videojuegos, un diseño de efectos especiales y escenas de alto riesgo espectaculares, un ritmo no solo trepidante, si no angustioso y sobe todo, un magistral juego con el sonido en toda la cinta.

El silencio juega un papel importantísimo en la película y le da un toque de realismo que no hace más que meternos más en el papel del personaje de Sandra Bullock. Sin darnos cuenta seremos su personaje y este pasará a ser un mero conductor de la experiencia, desapareciendo por completo, algo que, aunque puede parecer negativo es todo lo contrario.

Así la cinta tiene una simbología perfectamente calculada sobre la vida y la muerte, las relaciones entre personas, los miedos y los problemas del día a día. Todo ello contado a través de las vivencias del personaje de Sandra Bullock y su aventura especial.

Y es que si hemos conseguido meternos en la cinta (algo que es sumamente fácil), llegados a un punto muy concreto comenzará la magia de Gravity, que logra que seamos parte de la experiencia. Nos lleva hasta el límite, para luego darnos una bofetada. Un movimiento que me recordó mucho a La vida de Pi: Nos lleva hasta un punto sin retorno, donde te toca la fibra sensible haciéndote ver que tú, espectador, estás completamente equivocado en tu forma de ver la historia.

Y es que todo lo que hay en Gravity está estratégicamente colocado para removerte la conciencia con una moraleja que, si bien ha sido exprimida hasta la saciedad y repetida una y otra vez, ahora es contada de forma tan magistral y espectacular, que nos parecerá fresca y nueva.
Si logramos no salirnos de la cinta debido a son dos o tres patinazos en forma de escenas que rozan el ridículo (aunque justificables), Gravity dejará de ser una película para convertiste en una experiencia, tanto en lo visual, por sus efectos y el 3D, como en lo sentimental.

Conclusión – Gravity

Gravity es una de las mejores experiencias que hemos vivido en meses en el cine y no solo eso, si no que es la mejor experiencia 3D que posiblemente se haya hecho, mejor incluso que Avatar.

No solo el realismo, los actores y sus tiros de cámara en primera persona nos meten en la situación, si no que además el espectáculo visual gracias al 3D es indiscutible y quita toda razón de ser a una versión en 2D de la misma. Gravity hay que vivirla, disfrutarla, sentarte en el cine y dejarse llevar por la experiencia.

No es una cinta común y no vemos muchas como esta normalmente, es más, habrá gente que le parezca sumamente indiferente, pero una cosa está clara, si Gravity te gusta, no habrá medias tintas.

El viernes 4 de octubre en cines.

suscribete 1

2 Comentarios