Gotas

0
10

 

… Y entonces te descolocas. Surgen sentimientos que creías olvidados, que creías que estaban totalmente superados. Y te sientes extraño, sientes como si todo fuera nuevo, como si lo que paso antes fuera una cosa de niños, y ahora fuera más serio, más adulto. Te sorprendes a ti mismo mirando cada detalle, cada sonrisa y cada movimiento, cada respiración y cada mirada. Te preguntas que es lo que esta ocurriendo, por que vuelve a pasarte esto si ya estaba superado y no había nada mas que hacer, todo había quedado bastante claro. Pero es que a pesar de todo ves esos detalles, observas el sueño, observas lo que se esconde detrás de él, detrás de esa sensibilidad… y sin saber por que simplemente te gusta.

No pretendes nada, no esperas nada, simplemente te sorprendes, te resulta cuanto menos curioso. No dejas de pensar que es lo que ha cambiado desde la última vez, desde que todo se quedo en el olvido. No quieres volver a caer como un niño pequeño en una red sin sentido, en una espiral que no lleva a ninguna parte. Por tanto te sientas, esperas, reflexionas… Decides observar como avanzan las cosas, si solo a sido fruto de esa etapa baja de ánimos, si solo ha sido un simple espejismo de ti mismo sin darte cuenta.

Pero si con el tiempo descubrieras que no ha sido un espejismo, que realmente ese sentimiento ha vuelto, entonces actuaría en consecuencia. Por que a pesar de todo he aprendido mucho, he aprendido a que una buena base es la sinceridad, que a pesar de los traspiés, del daño, de las promesas no cumplidas… a pesar de todo eso siempre hay un momento, un segundo, una gota en todo este mar por el que vale la pena tantos rasguños.

 

Por que esos segundo son los que nos muestran el verdadero interior de las personas, son los que nos avisan de que el rio sigue su curso, de que simplemente estamos dentro de un gran juego que controla nuestras vidas para que al final consigamos aquellos sueños que flotan en nuestra imaginación. Por que esos detalles, esos momentos son unicos e irrepetibles, cristalinos y sin más que guardar en su interior, como esas gotas que refrescan nuestra vida…

suscribete 1