Godzilla (2014) – Crítica

1
130

Godzilla nos lleva a través de una historia desde el punto de vista humano, intentando demostrarnos una y otra vez, como el ser humano está a merced de la naturaleza, aunque esté se crea el dueño de la misma. Esto no solo se demuestra con diálogos más o menos acertado so evidentes, si no que también se hace con escenas más intimas y recogidas: Habrá luchas y desastres que veremos desde el punto de vista de una persona que está en su casa viendo las noticias, o desde la calle corriendo para ocultarse de los ataques de los monstruos. El punto de vista baja a ras de suelo en muchas escenas, para hacernos ver, entre otras cosas que somos mucho más pequeños de lo que nos creemos. Esto es un acierto, si, pero no tiene la suficiente fuerza narrativa (o no se la han dado) como para hacernos pensar más allá de que estamos viendo a varios monstruos luchando entre si y destrozando todas las ciudades que pueden a su paso. Eso si, las escenas de este tipo son sumamente espectaculares.

godzilla

Pero a pesar de todo en Godzilla también hay hueco para los tópicos: Americanos que salvan al mundo, en cualquier parte del mundo, coaliciones controladas por americanos o ese soldado insípido y sin un atisbo de interés que lucha por salvar al mundo y a su familia modelo. No podemos negar los tópicos, porque están hay, pero estamos ante una monster movie, tampoco podemos pedirle más que eso. Aun con ellos, Godzilla es de lo mejorcito en monstruos que se ha hecho en años, y la mejor película del personaje desde hace años.

Esto también se debe a un respeto muy digno sobre el gran protagonista de más de 200 metros que tiene la cinta, y como sus intenciones son las que siempre fueron y no las que nos quisieron contar en la película de 1998. Godzilla vuelve a sus raíces y lo hace mejor que nunca, es todo un acierto mostrar a un ‘monstruo’ feroz, casi terrorífico, pero con un objetivo muy concreto… mantener el equilibrio. Godzilla nunca fue malvado, más bien un antiheroe y eso es lo que se respeto y da sentido a todo el personaje en esta cinta.

Otro traspiés de la cinta son sus interpretaciones, sobre todo la de Aaron Taylor-Johnson que deja mucho que desear, aun siendo el protagonista de la cinta. Sobre sus hombros recae la vista del espectador, pero este no es capaz de simpatizar con el mismo y solo pone caras de indiferencia durante toda la cinta, sin mostrar un atisbo (creíble) de sentimientos, pese a lo que está viviendo. Al final resulta que no identificaremos más con el Godzilla, que con el protagonista.

En conclusión Godzilla supera la media de películas de su género, pero sigue tropezando una y otra vez en los tópicos más tópicos, aunque intente alejarse de ellos. Con ello es una cinta sumamente correcta, divertida y entretenida, que cuenta como es de verdad Godzilla para el público que no lo conozca (o como era en sus comienzos de la década de 50 en Japón) y su verdadera naturaleza. Muy recomendable para pasar una buena tarde en el cine, aunque en su versión 2D, ya que el 3D es casi inexistente y una verdadera perdida de dinero.

El viernes 15 en cines.

Vídeo Crítica

suscribete 1

1 Comentario