Explosiones

0
5

explot.gif

Aguantas todo lo que puedes y más. Te armas de paciencia y comienzas a jugar a ese juego que no sabes cuando terminara. Te encuentras con personas que no aportan nada a tu vida diaria. Ves como esas personas merecen ser felices, pero no a tu lado, no dependiendo de ti, por que buscas otra cosa, buscas algo diferente de lo que te ofrecen. Y sigues esperando, sigues caminando solo. Sigues fijándote en los detalles, como el primer día, como aquella noche en la que los detalles, miradas y charlas, dieron pie a muchas otras cosas que nunca sucedieron, y que hoy te arrepientes de no haber aprovechado aquella situación. Piensas que muchas cosas habrían sido diferentes, que muchas cosas hubieran cambiado si en aquel preciso instante hubieras puesto un poco de tu parte.

Meses y meses. Uno detrás de otro guardando cosas en una caja. Una caja como la de Pandora, que cuando se libera, ya no se puede parar hasta que todo esta fuera. Y eso es lo que ha sucedido hoy, una especie de punto de inflexión entre la realidad y los sentimientos. Una acumulación durante muchísimo tiempo, que lo único que ha dado lugar es a más de media hora de desahogo sin remedio. Y no te imaginas el ridículo que se siente en esos momentos, cuando te estas desahogando, solo o acompañado, no importa y piensas en que quieres que todo termine, que todo salga. Ya me paso una vez, un mes aguantando y cuando tuve la oportunidad me desahogue en los hombros de alguien que en aquel momento entendía lo que me pasaba mejor que nadie.

Hoy la historia se ha repetido, pero por razones completamente diferentes, personas diferentes y lugares diferentes. Por culpa del más mísero detalle, de la mas ridícula situación, todo explota desde el interior, necesitando salir, como una botella de champagne recién descorchada. La música te recuerda una y otra vez que fallaste, que lo dejaste escapar, que ahora ya estas en otra etapa totalmente diferente y que tienes que lidiar con ello. Tus posibilidades en estos momentos son nulas. Será el orgullo el que no me deja continuar, pero me niego a conseguir las cosas por el camino fácil. Soy demasiado cabezota como para hacer lo que todo el mundo hace. Por suerte o por desgracia, quiero las cosas a mi manera, por mucho que me cueste, o por muchas lagrimas que deje por el camino. Ojala algún día vuelva a echar la vista atrás, y me de cuente de que conseguí exactamente lo que estoy pensando mientras escribo estas líneas, pero en realidad se de sobra que esta vez lo que quiero no tiene futuro, y que voy a tener que conseguirlo de otra forma complemente distinta.

Estoy cansado de intentarlo una y otra vez, de poner la carne en el asador sin que absolutamente nadie se de cuenta. Estoy cansado, muy cansado, posiblemente más de lo que lo haya estado nunca…

suscribete 1