Mirror’s Edge – Análisis

2
60
010455
010455

3 escasos días he tardado en pasarme los 8 capítulos de los que consta el juego. Y si, aunque me ha parecido corto y me he quedado con ganas de más, me ha dejado tan buen sabor de boca, estéticamente hablando que lo demás me ha dado casi igual. El acabado gráfico es lo que podemos destacar de este juego que dentro de poco llagara a PC, con una ligera mejora en las físicas. Pero cuando me refiero al acabado gráfico, no solo a los polígonos y modelos de los personajes, si no a la estética.

Esa estética de color que combina a la perfección blanco y un color único, para diferenciar las fases o capítulos del mismo, con un diseño de interiores minimalista a la vez que futurista, que quita el hipo. Y si todo eso lo aderezamos con unos espacios amplios, tenemos una mezcla acojonante. Si Bioshock me gusto por lo barroco y recargado de sus escenarios, sus mil luces y sombras de colores, podemos decir que Mirror’s Edge, el otro extremo de la balanza, con un diseño no menos espectacular pero con un acabado totalmente opuesto.

Ademas de la importancia tan grande que tienen los escenarios, el control que de vez en cuando no juega malas pasadas y nos hace pegarnos más de una soberana ostia contra el suelo, cuando le coges el punto, el juego se hace una carrera continua saltando y cabalgando por los edificios sin parar ni un solo segundo. Eso si, no se si por mi torpeza o por algún tipo de bug, el correr por las paredes a los Prince Of Persia, si venias con velocidad, nunca me respondía y la señorita Faith siempre terminaba hecha tortilla en la calzada (un efecto de velocidad de caída muy bueno, por cierto).

Y son estas carrera y estos saltos, los que me han hecho pensar una y otras en la saga Matrix. Aunque nada del juego tenga absolutamente nada que ver con dicha saga… yo, que soy un fan de la saga de los Wachowski, con tanta carrera, tanto porrazo contra las puertas, tanto ascensor arriba, abajo, tanto salto descomunal y tanta acción sin tener un arma, defendiéndose a ostia limpia y desarmando enemigo… no he podido evitar acordarme de dicha saga y de pensar una y otra vez, que deberían hacer un Mirror’s Edge, versión Matrix.

Y si, el arte final del juego me ha parecido alucinante, tanto el diseño de personajes que podéis ver abajo (laestética de Faith me encanta), como el diseño de las ciudades y de los interiores. Podéis ver ejemplos de lo que os digo más abajo, en las imágenes y en el vídeo. El diseño de los logos de las empresas ficticias, las cinemáticas en cell-shading (que servidor juraría que es una animación flash avanzada…) y en el del propio juego… Todo me ha parecido una delicia visual. Tanto que el día de mañana, ¡me gustaría diseñar algo así!.


suscribete 1

2 Comentarios