Dualidad

0
15

monana.gif

Se me ve venir a leguas, no puedo ocultarlo, no puedo evitar el que mi mirada diga cosas que quiero mantener ocultas, el que mis gestos profundicen en aquellos lugares que mi lógica dice que nunca debería de pisar. Pero es que cuando sientes de una forma continua, es inevitable ocultarlo, y sobre todo durante tanto tiempo.

Y el caso es que comienza ya a abrirse camino el sentimiento doble, el arma de doble filo que por un lado puede ser arrojadiza, pero que por el otro, puede hacerte daño a ti mismo. Comienzas a sentir la dualidad, el querer y odiar al mismo tiempo, siempre de una forma metafórica, claro. El odiar la situación con todas tus fuerzas, querer que todo se acabe y descansar de una vez, el volver la mirada para otro lugar sin que surga mayor problema…. pero a la vez no quieres dejarlo, no quieres volver la mirada, quieres eso concreto, sientes que no habrá otro igual (aunque sepas que hay millones), te engañas a ti mismo diciendo que tiene cualidades que a otros les faltan y que no sabes si llegaras a verlas algún día a tu lado.

Pues si, las dualidades son duras, el querer y no poder, el amor y el odio, la noche y el día, pero dicen que sin una la otra no existiría, que este mundo es un mundo de opuestos, tanto de sentimiento como de personas, y de cosas, de objetos inanimados, como de sentimientos encontrados. Ha llegado un punto en que todo ya da igual, tanto un bando como otro, lo único que quieres es que llege lo antes posible esa calma, el no sentir, el ver todo desde otra perspectiva más tranquila, más afable. El sentarte delante de un paisaje inmenso, de una playa solitaria, deuna montaña enorme, y simplemente observar, sin desear nada más de lo que ya tienes…

suscribete 1