Dead Rising 3 – Análisis

0
125

La tercera entrega de una de las sagas más gamberras de los videojuegos, vuelve a ser exclusiva de una consola de Microsoft. Dead Rising 3, acompaña al lanzamiento de Xbox One y pretende ser uno de esos títulos sonados para la justificación de la compra de esta, aunque lo que en un principio podría haber sido una formula sumamente atractiva, el computo final no justifica la compra de la nueva consola de Microsoft.

Jugabilidad

A estas alturas todos sabemos que tipo de jugabilidad tiene la saga Dead Rsing: un sanbox  mata-zombis, donde hacer misiones secundarias y llegar a tiempo a las principales para resolver el misterio. Dicho esto, han hecho algo que se agradece y es que antes de empezar la partida elijamos la forma en la que queremos jugar el juego según nuestros gustos: podremos ir tranquilamente recorriendo toda la ciudad, cogiendo todos los objetos secundarios (que son muchos) o podremos ir más a saco con la historia principal.

Según nuestra elección, por ejemplo, no habrá tiempo para las misiones principales y podremos entretenernos todo lo que queramos en las secundarias, algo que en anteriores entregas era imposible, ya que los casos se perdían en el tiempo y podíamos vernos en situaciones peliagudas o incluso a llegar a perder la partida completa. Eso , gracias a dios ya no pasa y podemos jugar tranquilamente sin ningún tipo de aprieto.

Dead-Rising-3-20092013-03

Dicho esto, tendremos varios objetos coleccionables repartidos por todo el mapeado: planos azules para armas combinadas, planos de oro para armas de ‘superocmbinaciones’, audios, estatuas de Frank y misiones secundarias. Un cambio importante, es que ahora los psicópatas serán misiones secundarias y de nosotros depende hacerlos o no. Esto es todo un acierto para el juego, ya que no nos veremos más en situaciones donde la historia te obligue a enfrentarte a enemigos sumamente complicados, por no haber subido antes el nivel. Con esto el juego resuelve muchos problemas que tenían los anteriores y se hace más asequible y menos frustrante (que no quiere decir más fácil).

Todo ello se completa con un mapeado grande pero monótono, nos ha dado la sensación que el mapeado de la segunda estaba mejor estructurado y que este, con todas la misiones secundarias se hace pesado ir constantemente de un lado a otro (quizás empieza a ser necesario algún tipo de viaje rápido). Eso si, lo que en un principio puede parecer un mapeado algo ‘pequeño’ se irá abriendo ante nuestros ojos y no de forma literal: conforme avancemos en la historia, nos iremos dando cuenta que muchos edificios, casas, mansiones e incluso metro tienen dentro un conglomerado de cosas que no vemos o no podemos acceder en los primeros capítulos del juego, dejando la sensación de que podemos entrar casi en cualquier lado de la ciudad e invitándonos a investigar para ver hasta donde llegamos. Algo que ademas será necesario para hacernos con los coleccionables, que se mostrarán desde el momento que demos un recorrido completo por el mapa y que entrañan la dificultad de ‘cómo’ llegar a ellos, no de donde están.

Historia

Aquí tenemos una de las grandes bazas del juego sobre todo si has sido seguidor de los anteriores. Esta vez nos meteremos en la piel de un desconocido personaje, que aparecerá de primeras en Los Perdidos sin saber muy bien donde está o que está pasando. A partir de ahí, todo será matar zombis, crear armas y empezar a atar cabos.

Dead-Rising-3-05

Y es que Dead Rising 3, como toda buena trilogía vuelve a sus origines y no solo cierra la saga, la historia y todos sus personajes, si no que tiene algún que otro giro inesperado y aparición sorpresa que hacen que la historia sea la mejor y más interesante de los tres juegos. Ataremos algunos cabos sueltos de otras entregas y conoceremos más a fondo la razón de este nuevo brote y de los anteriores. Conspiraciones gubernamentales, dramas familiares y ansias de poder, se dan cita en el guión, todo ello aderezado con misiones secundarios sumamente absurdas y divertidas que nos harán conocer un poco más a los ‘personajes’ repartidos por toda la ciudad.

Multijugador

El multijguador, como en anteriores sigue siendo algo sumamente secundario, que se resume en sumarnos a la partida de otro jugador, sin más complicaciones. Acompañaremos a ese jugador por toda la ciudad, siendo un personajes más. La dificultad de todas las misiones disminuirá a ser dos, pero en ningún caso es un modo sustitutivo o medianamente interesante, más que para hacer el cafre con un amigo durante un rato.

Una pena, porque viendo otros ejemplo de ‘ataques zombis’ online como Dead Island y demás, creemos que se han complicado poco la vida. Esperábamos más en esta nueva generación. Básicamente, es lo mismo que en Dead Rising 2.

Apartado Técnico

Y aquí es donde el juego se la pega, donde se nota que ha habido prisas y el mimo brilla por su ausencia. Por un lado, tiene dos cosas muy buenas, una es la cantidad de personajes en pantalla, moviendo e interactuando con la ciudad. Por primera vez en la saga tenemos la sensación de estar ante un ataque zombi de verdad, donde hay tantos que nos contarán el paso o nos podrán en algún que otro aprieto si nos vemos rodeados de una horda.

Dead-Rising-3-01

Además, en ningún momento tenemos la sensación de estar rodeado de clones, ya que cada uno parece de una forma diferente y actúa a sus anchas por ciudad. Eso si, conforme avanzamos en la historia habrá más y más zombis en las calles, algo que se notará en los capítulos finales del juego, donde prácticamente habrá calles que no veremos el suelo. En ese momento donde podemos tener cientos de personajes en pantalla moviéndose, si que notaremos el efecto ‘clon’, ya que además de los zombis normales, aparecerán zombis de diferentes categorías y más difíciles de matar (jugadores de rugby, prisioneros, zombi rey, etc) y estos destacarán por encima de la muchedumbre. Algo que por otra parte es secundario, ya que el simple hecho de tener y interactuar con todos los zombis es una maravilla.

La otra parte buena es la iluminación general del juego, que parece más una justificación para mostrar ‘algo superior’ a la actual generación que otra cosa. El juego pasa a ser más oscuro para que veamos que todas las luces son en tiempo real, que todas interaccionan  y se mueven de una forma genial. Pero claro, por muy bueno que sea el apartado de luces y sombras, es simplemente eso.

La parte mala, como comentábamos antes, por dejadez o prisas, porque no nos cabe en la cabeza siendo una consola ‘superior’: seguimos con el efecto popping y la carga tardía de las texturas. Algo que se hará muy frecuente, sobre todo cuando cogemos coches y vamos de un lado para otro a toda pastilla. Esos efectos, a estas alturas deberían estar remediados y dejan a la altura del betún a la supuesta ‘nueva generación’. Que si, que el conjunto funciona, pero no es nada impresionante. Este juego , con menso zombis en pantalla, cabe perfectamente en la actual generación.

Conclusión Dead Rising 3

Dead Rising 3, es un juego correcto, que sobre sale en algunos puntos, pero que está a años luz de lo que esperamos para la nueva generación. Efectos de Popping, carga tardía de texturas y en un escenario nada espectacular, hacen que sea una mala justificación para la compra de una nueva consola, pero una entrega muy completa para los fans de la saga. Vuelve la locura, la diversión y una historia más solida que las anteriores entregas, pero le faltan ganas y trabajo. Posiblemente haya salido antes de tiempo.

suscribete 1