De camino a casa…

0
13

1178044468_f

Me encanta conducir y tirarme hora y media en la carretera. Hacerlo de vez en cuando, no me resulta ningún esfuerzo. En soledad, con mi música de fondo y pensando a ratos en la nada y a ratos en todos lo que ha pasado en el último año. La carretera tiene algo que hipnotiza, todavía no se lo que es, pero después de un par de años de carnet, puedo decir que más de una vez, a la tantas de la madrugada de vuelta a casa, he tenido ganas de pasar de largo la salida que debería coger e irme lejos, sin rumbo, por el simple hecho de conducir tranquilamente y disfrutar del aire y de la propia noche.

Pero de vez en cuando eso juega malas pasadas. Es como estar solo en medio del campo, en medio de la nada, que comienzas a pensar, comienzas a darle vueltas y vueltas a las cosa que han pasado, a lo que pasara y hacia donde se dirige todo. De camino a casa he vuelto a pensar en ti, he vuelto a no entender todo lo que paso y he vuelto a sacar las mismas conclusiones. Después de meses sin ni siquiera hablarnos, de pronto y porrazo vuelves aparecer por mi mente. Y no, ciertamente tu jugada maestra no te salio bien.

Sé que entras, sé que lees, sé que piensas, que te acuerdas y que te duele. Pero ese dejo de ser mi problema en el momento que me obligaste a salir. También se que esperas algo que no va a ocurrir : que una vez más sea yo el que me apacigüe y vaya a ti. Cuando la furia, cuando el mosqueo y los reproches cesen, se que esperas que vuelva a decirte ‘vale , ahora estoy listo para seguir sin sentimiento alguno’. Pero no, esta vez no será así, por mucho que esperes.

Y no, no debería estar escribiendo esto, no debería de volver a tocar más el tema, pero perder a alguien importante no es fácil, y mucho menos cuando esa persona que te importa se da media vuelta y simplemente… se va, cuando esta huyendo sin mirar atrás. Tanto reproche sirve de poco, tanto escribir de menos, pero tampoco puedo negar que hoy me he acordado de ti, de camino a casa, cuando iba superando la distancia que me quedaba para llegar. Cuando iba comiendo kilómetros poco a poco.

Me sorprendo a mi mismo, la de vueltas que le he dado a la historia, la de vueltas que le he dado a cada párrafo que he escrito, cuando lo único que te quería decir, es que en el fondo, a pesar de todo…. hay algo o mejor dicho alguien, que echo de menos. Pero es cuestión de orgullo, es cuestión de ética y de moral, de saber que valgo mucho comparado a como he sido tratado… Así que si, el camino a casa a sido toda una experiencia.

suscribete 1