Lorax, en busca de la trufula perdida – Crítica

10
1051

Con Lorax me ha pasado una cosa muy curiosa. Como comenté por twitter, esperaba algo igual o mejor que Gru, por aquello que es de los mismos creadores y guionistas. Una película divertida, amena y con cierto mensaje que ya nos han soltado mil veces. La realidad es bien distinta y Lorax, que al principio pensé que iba a ir cuesta abajo y sin frenos, termina siendo una de las mejores críticas a nuestro modus operandi actual.

Pero vamos por partes. Lorax tiene un comienzo un tanto soso , nos da la sensación de que de que el mensaje de la película va a ser el mismo que hemos visto mil veces ‘una persona puede cambiar el mundo’ y que todo va a ir saltando de tópico en tópico para este tipo de cine, pero es a partir del primer flashback (ya me entenderéis), donde realmente empieza Lorax, y donde empieza a tomar forma el verdadero mensaje de esta película. Para llevar a buen puerto este mensaje, la cinta nos cuenta dos historias, una del presente y otra del pasado en forma de flashbacks, donde entenderemos que es lo que ocurre y de donde vienen las consecuencias del mundo actual en el que vive nuestro protagonista.

Y es que Theneedville (que si os dais cuenta, significa algo así como ‘La villa necesitada’), es un pueblo idílico prefabricado donde no hay árboles, y los que hay son mecánicos y se utilizan como farolas. Este hecho hace que haya mucha polución en el ambiente, pero a cambio un gran magnate de las finanzas ha conseguido vender el aire puro y hacerse rico a costa de este hecho. Por supuesto, será el malo de la película, que si os fijáis bien, tiene un cierto parecido al ex presidente Bush, no por la estatura, si no en los gestos de la cara… o por lo menos a mi me lo ha parecido.

Con esta premisa, nuestro protagonista Ted, se nos embarca en una aventura para buscar un árbol real, uno de verdad para poder regalárselo a su vecina, de la que está enamorado. En el momento que Ted sale de la ciudad en busca de su aventura, comienza una crítica a nuestros actos contra el planeta, a la industrialización, el pisar a todo y a todos por hacer dinero y al consumismo masivo. Unos temas que muy pocas veces se han tocado de una forma tan clara y dura en una película de este tipo. Un mensaje para los más pequeños que haga que se den cuenta del mundo en el que viven, que deben cuidar lo que tienen y no derrochar sin más. Toda una moraleja, contada de una forma amena y divertida, que nos hará ver como adultos, el hilo tan fino con el que han trabajado los guionistas, haciendo no solo una crítica para que los más pequeños entiendan el valor de las cosas, si no también para lospadres que van a ir a verla con ellos y como su actitud consumista puede destruir el mundo.

Sobre los personajes que hacen esto posible, mención especial para los cantapeces en concreto y para todos los habitantes del bosque en particular. Han conseguido crear una vez más unos personajes adorables y que te arrancan una carcajada, como lo hicieron con los Minions de Gru. Como parte ‘mala’ de todo esto, tenemos las canciones que sirven para contar la historia, y una en concreto bastante importante. Que si, que estamos ante una peli para niños con una mensaje muy claro, pero las traducciones al español de la letra de las canciones dejan mucho que desear, sobre todo porque muchas ni riman. Así como el doblaje de Angy como la vecina de la que se enamora nuestro prota. Lo siento mucho, pero la moda de poner a dobladores no profesionales por quienes son nunca me ha gustado y sigue sin gustarme.

Otro punto negativo es, muy a mi pesar el doblaje de Danny DeVito. El actor ha doblado al Lorax en la versión original, así como en varios idiomas, entre ellos el nuestro. Esto le da al Lorax una personalidad bestial, todo hay que decirlo y ese acento extranjero le viene muy bien al personaje porque acentúa si personalidad, pero a DeVito hay momentos en los que no se le entiende, ya que se lío con los femeninos, masculinos y plurales, como todo americano que habla español. Pero bueno, aunque el esfuerzo hay que tenerlo en cuenta y en general está bien, quizás le hubiera venido bien un ‘repaso’, para que fuera perfecto.

Por todo lo demás Lorax cumple y lo que es un comienzo irregular, se traduce en una cinta amena, divertida y con una de los mensajes más claros y contundentes en contra de la industrialización, la tala de árboles, el nulo respeto por el medioambiente y el consumismo. Un guión muy valiente porque va en contra de la propia Hollywood, de Apple de y de todas aquellas empresas que están ahora en su apogeo, y que está basado en una historia para niños del escritor Dr. Seuss, de un éxito abrumador en el papel y que ahora han adaptado para esta cinta. Sin duda alguna, toda una recomendación para este finde.

“A no ser que a alguien como tú le importe como lo que más, nada irá a mejor. Jamás” – Una-Vez, Lorax

A este viernes 30 en todos los cines.

httpv://www.youtube.com/watch?v=13rE6ZedRsI

suscribete 1

10 Comentarios

  1. Es una pena que esta peli no sea la típica peli que atrae a mucho público en España, sobre todo por la forma de anunciarla. Va a pasar como con “Cómo entrenar a tu dragón”, una excelente película pero con muy poco exito en España

  2. Me ha parecido que la película más que llamarse en busca de la trúfula perdida, se debería llamar En busca del truñaco de película….y por favor, no comparéis “como entrenar a tu dragón” con esta cinta…y menos aún con “Gru”.. Conclusión: aburrida, llena de tópicos, historia forzada. Pues eso un truño

  3. Fuimos a ver ayer esta peli en familia y nos encanto. Divertida, amena, bonita, unos decorados muy coloridos y con un mensaje importante para niños y padres. La recomiendo sin duda. Me esperaba mucho menos por lo que dice “musionero”, la publicidad no le hace justicia y me sorprendió positivamente.

  4. Me encantó esta película, incluso la compré para llevarla a mis alumnos de preescolar y no perdieron detalle. Después la comentamos y el mensaje les quedó clarísimo. Es divertida, llamativa (sus canciones atrapan a los peques) y al mismo tiempo cruel. Me estresé porque veo que todo el mundo se está convirtiendo en Theneedville y hay muchísima gente a quien parece no importarle.