Crítica de ‘Ira de Titanes’

3
287

Superar a su antecesora no era nada difícil y claro, lo han conseguido. Ira de Titanes es mejor en acción, en efectos, en técnica, en 3D…. en básicamente todo y aunque siga sin ser un peliculón, esta si se deja ver y disfrutar en el cine como dios manda, sobre todo en 3D.

Pero vamos por partes, la cinta cuenta con un guión correcto, que rezuma culebrón exactamente igual como lo era la mitología griega y aunque se han permitido licencias, sobre todo en la situación de personajes (el minotauro, el trium, etc, etc) ciertamente es mucho más fidedigna que su antecesora, por lo menos en lo que se refiere a parentescos familiares. El padre de Zeus, Poseidón y Hades, Cronos está encerrado en el Tártaro. Pero los dioses están perdiendo su poder porque ya muy poca gente les reza y están apunto de convertirse en simple mortales. Entre todo Hades maquina un plan para intentar robarle de nuevo los poderes a Zeus, gracias a su padre Cronos, uno de los titanes y poder así conservar su inmortalidad. Este es el punto de partida de la cinta, y entre tanto, Perseo (Sam Worthington) tiene que dejar su tranquila vida con su hijo, para poder volver a salvar el mundo antes de que Cronos despierte y lo destruya absolutamente todo.

El reparto principal de la primera parte vuelve y lo hace exactamente igual, tanto para lo bueno como para lo malo. San Worthington sigue transmitiendo cero y su papel carece de sentimiento o de emoción. Lo que le relega a saltar, empuñar su espada y poner cara de hacer fuerza. Poco más. Sobre Zeus (Liam Neeson), está más metido en el papel de Jedi, que por otra parte le sienta genial, que en el de Zeus, y ya cuando veáis la cinta me entenderéis. Al dios Hades (Ralph Fiennes) le gusta ir de Voldemort por la vida y parece que le sienta genial hacer el papel de malo de la película. Aunque hubiera sido mucho mejor si el guión no lo hubiera obligado a una redención final forzada. Sobre Ares (Édgar Ramírez) cumple perfectamente su función de personaje odiable que quieres que muera desde el minuto cero que aparece en pantalla. La que si cambia complemente de aspecto es Andromeda, que ahora es rubia y encarnada por otra actriz diferente (Rosamund Pike), cambio que le sienta genial.


Por lo demás, tiene un guión correcto pero se toma algunas licencias totalmente innecesarias para con la mitología: Seguimos con un Pegaso negro, con un minotario que no está donde debería estar y con una serie de detalles forzados para hacer algo más de esa historia. Si obviamos estos detalles, la cinta resulta entretenida y su gran parecido, esta vez sí, con God of War, nos hará pensar en porque Hollywood no ha tomado directamente la franquicia. Sobre todo Cronos, que básicamente es igual a lo que hemos visto en GOW3, aunque sin tanta violencia, claro.

Por otra parte el 3D, esta vez si cumple y está latente en muchos momentos, haciéndose presente cuando realmente es necesario. De hecho, han conseguido un efecto en un efecto muy concreto, que verdaderamente me ha sorprendido, y es en uno de las escenas iniciales, donde un ‘objeto’se aproxima a la pantalla, consiguiendo un efecto donde sale de la pantalla y se planta, casi literalmente delante de nuestra cara. Un efecto que aunque descrito parezca ‘lo normal’ os aseguro que no lo es y que cuando lo ves, piensas, ¿por qué no lo han utilizado más veces en otras pelis en 3D?. Todo lo demás referente a esta tecnología, casa muy bien con la cinta, estando latente en las escenas tranquila, para hacer grandes apariciones en las batallas, o en la acción. Así como en la primera era ridículo e inexistente, en esta segunda parte le da un toque muy interesante a la cinta y lo han sabido utilizar muy bien. Y a destacar la dirección, porque hay varias escenas, donde el CGI, aunque se note, esta realmente bien implementado, como la la escena rodada de una sola vez y sin cortes, de la persecución de la Quimera, al comienzo de la cinta, realmente espectacular.

Rodada durante el pasado año en Tenerife y La Gomera, Ira de Titanes por sorprendente que parezca no solo supera a Furia de Titanes, si no que también a la insulsa Inmortals y se convierte en una de las recientes y mejores adaptaciones mitológicas (atentos, porque he dicho ‘reciente’, dejando fuera de forma predeterminada, el cine clásico), con un gran guiño a su parte clásica. Me ha entretenido, tiene un ritmo un tanto desigual en algunas partes, pero aun así se disfruta y tienen imágenes, aunque sean CGI que más de una vez nos harán soltar un… wow, sobre todo en la épica batalla final, que se nos quedará grabada en la retina.

No es un peliculón, no es una obra de arte del cine, pero se deja ver y tiene momentos muy memorables. Además, esta vez sí, el 3D aporta mucho y conviene verla de esta guisa. Eso sí, hay que respetarle que Pegaso sea negro y que se coman dos o tres detalles de la mitología a favor de la propia historia. Si conseguimos verla de esa forma, será una película que disfrutaremos una tarde de domingo y que saldremos medianamente contentos del cine.

httpv://www.youtube.com/watch?v=fsgNI_SFR_k

suscribete 1

3 Comentarios