Atrapados en Chernóbil – Crítica

1
345

Atrapados en Chernóbil

De los creadores de Paranormal Activity, nos llega Atrapados en Chernóbil, un intento de terror con cámara en mano que a ratos es interesante y a otros predecible, se queda a mitad de camino entre el terror y el simple suspense, aunque con unos escenarios más que notables.

Estamos ante una de esas cintas donde un grupo de jóvenes corre de un lado para otro intentando escapar de su destino. Nada más, ni nada menos. El punto a favor de esta cinta es, primero que se nos hace extremadamente corta (1 hora y 20) y entretenida y segundo, los paisajes que aunque falsos, por no poder rodar en los lugares de la desgracia de Chernóbil, dan el pego y sirven de marco perfecto para la escasa historia que nos cuenta.

Y digo escasa, porque el guión es una sucesión de situaciones absurdas que a las que un par de personajes que hacen de pepito grillo del grupo intentan poner algo de cordura pero sin conseguirlo. Al final, una serie de absurdas decisiones llevan al reparto a vivir una absurda aventura, que ni siquiera está realmente justifica, ya que una vez más, si directamente hubiéramos salido por la puerta desde un principio, en vez de quedarnos en la casa, el asesino no nos hubiera matado.

Y el guión, aunque es entretenido es absurdo desde el primer momento en que cuatro jóvenes deciden ir a visitar una ciudad en la que hay peligro de radiación. La segunda señal de que estamos ante un guión sin pies ni cabeza es cuando, llegando a la ciudad tres o cuatro carteles de ‘peligro radiación’ alertan a nuestros protagonista y ninguno de ellos les hace caso, al contrario solo reir y bromean: ‘Vamos a morir todos… jajaja, que bien…’

Atrapados en Chernóbil

En Atrapados en Chernóbil, los personajes también son absurdos, planos y sin mucha sustancia. De hecho hay varios que ni siquiera sabrás la razón de la que estén en la cinta… simplemente, están. No sabemos nada de ellos, ni como han llegado, ni de donde vienen. Algo que se repite por desgracia, en casi toda la cinta, no llegando a darle importancia ni siquiera a los ‘malos’. Y es que nunca se ven claramente, solo vemos movimientos de cámara rápidos, sin enfocar y sin nitidez. Si es cierto que esto le da un dinamismo que a la cinta le viene muy bien, pero quizás hubiéramos querido ver ‘algo’, por lo menos al final.

Eso si, lo mejor de Atrapados en Chernóbil, sin duda son sus escenarios, que aunque nos parezcan auténticos no lo son por la imposibilidad de rodar tan cerca de la central siniestrada. Es cierto y hay que reconocerlo que el marco donde ocurre toda la historia es inmejorable y que es un punto a favor para la cinta. Los detalles, los edificios y todo lo demás, están recreados al milímetro y aunque en primera instancia, parezca que han rodado allí mismo, lo cierto es que han tirado mucho de CGI, como por ejemplo, para recrear la noria.

En conclusión, Atrapados en Chernóbil es entretenida, a veces incluso divertida, pero es absurda en su guión y personajes y claro, predecible. Un marco inmejorable que podría haber dado mucho de si, pero que se queda a la puertas, no mostrando nada y sin miedo, solo con susto gracias a la música y los sonidos fuertes. Quizás, una cinta con algo más de profundidad en todos los sentidos, hubiera estado a la altura para los geniales decorados de los que hace gala. Por algo en USA la estrenaron en marzo y aquí nos llega en septiembre…

suscribete 1

1 Comentario