American Horror Story – 1ª Temporada – Crítica

3
832

Mucho había escuchaod de American Horror Story antes de sentarme tranquilamente a verla. De hecho, el concepto de serie con una casa encantada como telón de fondo, me sonaba al principio más a coña tipo Scary Movie, que a algo verdaderamente serio, sobre todo porque había visto pilotos de algunas series de supuesto ‘terror’ que no dejaban de ver meras tomaduras de pelo, porque ni había terror, ni había nada. Historias de media noche, estaba infinitamente mejor, que mucho intentos de series de terror.

Por suerte y aunque no estemos hablando de un terror físico, American Horror Story cumple con creces, ya que deja de lado el susto fácil y absurdo de subidas de volumen y lo cambia por un terror psicológico enrevesado. La serie empieza bien, con un ritmo correcto, pero durante los primeros capítulos empieza a retorcerse sobre si misma, empieza a tomar una forma extraña y hasta desequilibrada a base de sus personajes. Te preguntas más de una vez, a que psicopata esquizofrenico se le han ocurrido esas historias de asesinatos y familias tan extremadamente retorcidas y acabas cayendo tú también en la trampa.

httpv://www.youtube.com/watch?v=tbfWL0K8J8A

Esa trampa que nos habla de un terror psicológico, de una forma de contarnos la historia, de la base de todo esto: No sabemos quién está vivo, ni quien está muerto. Nos ponen en situación, nos cuentan una historia y nos presentas a los personajes y a partir de ahí, todo se complica:

Una familia llega a su nueva casa huyendo de su propia vida e intentando empezar de cero. La casa les sale por una ganga y deciden quedársela, aunque descubren que hay un ‘pero’: los anteriores inquilinos de la misma, una pareja de gays, haymuerto de una forma brutal. Uno de ellos había asesinado al otro y luego se había suicidado. A partir de aquí la serie comienza a contarnos la historia de esa cada y la familia que vive en ella, haciéndonos flashback de antiguos inquilinos y descubriéndonos poco a poco las historias de cada uno de ellos.

Al final y sin darte cuenta los 12 capítulos se te pasan volando, como una película larga y con grandes actuaciones, como la de Jessica Lange, que me ha encantado y solo tengo halagos para ella y su retorcido personaje. Se marca un papelón por el que ya le han dado varios premios. Además tenemos a Zaquary Quinto haciendo de uno de los chicos de la pareja gay, que quieras o no, choca un poco después de estar acostumbrados a ver a Sylar. Aunque el papel le viene muy bien, evidentemente. Cada personaje tiene su punto y te das cuenta que en su mayoría están completamente desquiciados, algo que atenúa más el mal royo y la ‘fuerza’ de la casa. Lo que consigue en algunos momento sintamos angustia por ellos, aunque en la pantalla no este ocurriendo absolutamente nada.

American Horror Story ha sido todo un revelación desde el primer momento. Es bastante dinámica y hace que entres en su juego, en el juego de una casa encantada que te vuelve loco y paranoico. Un mal royo psicológico perfectamente entramado para que pases un buen rato viéndola, pero que a la vez te hagas plantearte la naturaleza humana. Genial, de verdad, una recomendación encarecida para todos los que nos gusten las series y sobre todo las historias para no dormir. American Horror Story subiendo y The Walking Dead bajando…

La segunda temporada ya esta marcha, pero no os voy a contar nada de la sinopsis ni de la trama, porque solo con eso os estaría haciendo bastante spoilers del final de la misma, así que… me cayo para que las veáis a gusto.

suscribete 1

3 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Mucho había escuchaod de American Horror Story antes de sentarme tranquilamente a verla. De hecho, el concepto de serie con una casa encantada como telón de fondo, me sonaba al principio más a coña tipo Scary Movie, que a……

  2. Gran serie (la vi enterita en Fox durante su emisión). El único “pero” una bajada de calidad (o interés) a la mitad de la primera temporada… da un bajón tremendo que hace que sigas viéndola nada más por morbo para saber que ocurre realmente en esa casa maldita… pero gracias que a los últimos episodios vuelven a subir el listón, aunque no llegando al enfermizo y sobresaliente episodio piloto (el cual, por desgracia, no se continua en estética ni en modo de edición… esos planos entrecortando el ritmo no reaparecen durante el resto de episodios).

    Una gran serie, sin duda. Esperando a ver la segunda temporada (que según sus propios creadores (aunque parezca mentira, son los mismos de “Glee”), poco o nada tendrá que ver con esta temporada… ¿Borrón y cuenta nueva? Si se parece mínimamente a ésta, les espero sentado, en mi salón, a oscuras y con la TV a toda pastilla…