Britney Spears: La crónica de una muerte anunciada

0
251

Había algo en esa chica que desde el minuto cero me llamó la atención por encima de todas las demás. Cuando se subía al escenario brillaba con luz propia. Sus movimientos, su cara, su actitud y su fuerza hacían que te diera igual si cantaba mejor o peor, simplemente, te quedabas embobado mirándola y viendo como poco a poco todo el atrezo, incluido bailarines, desaparecía del escenario, para quedar solo ella. Era una artista que llenaba el escenario por sí sola, no hacía falta más, aunque lo tuviera. Esa era Britney Spears en sus primeros años de carrera, desde Baby One More Time (1998), hasta In the Zone (2003), todo eran alegrías. La venida de un nuevo album con su respectiva promo y la ristra de videclips hacia que todo el fenómeno fan se pusiera en marcha de nuevo.

La actuación de Britney, Madonna y Chrstina donde nadie se acuerda de que Christina tambien estaba, Im Slave 4 U con una pitón blanca, el breakdance de Stronger en los AMA (minuto 1:47), toda esta actuación de Toxic. haciendo un featuring Madonna, y mejorándolo sin ella, y así muchos ejemplos más. Ella era una showoman como pocas en aquel momento y daba igual si cantaba o no en directo, sus performances te dejaban pegado a la silla. Además, en un contexto donde todavía no existian Beyonce, Rihanna, Lady Gaga o Katy Perry, a las que por cierto y muy posiblemente, les abrió la puerta. Incluso Madonna estaba de capa caida con us American Life.

4 de junio de 2004 - Rock in Rio - Lisboa
4 de junio de 2004 – Rock in Rio – Lisboa

Y ahí estaba yo, allá por los 2000, haciendo mis primeros pinitos en el mundo web con un fansite de Britney llamado VivaBritney.com (muy cañí todo) y conociendo a fans de toda España. Ya no solo se trataba de disfrutar de ella encima de un escenario, si no de disfrutar con la gente. Britney había servido de excusa para crear un grupo de amigos que perdura a día de hoy, casi 20 años después. No solo amigos, si no ciudades. Tres veces ha sido las que he podido verla en directo: Rock In Rio (Lisboa 2004), Circus Tour (Londres 2009) y Femme Fatale Tour (Lisboa 2011).

Pero a partir de 2004 algo cambio. Hubo un punto de inflexion en la carrera de Britney cuando grababa su videoclip Outrageous, que iba a ser la BSO de la fallida Catwoman. Durante el rodaje Britney tuvo un problema con su rodilla, teniendo que cancelar el rodaje y la promo del single ipso facto, y tomándose un tiempo sabático en mitad de la promoción del álbum. Acto seguido todos sus planes y su vida, cambiaron. Empezó su Blackout particular, se rapo la cabeza, tuvo dos churumbeles, etc, etc. Mucho creímos que ese era el final de Britney, pero no, volvió con Circus, y volvió a lo grande. Cierto que en la época de Circus, la notábamos insegura en el escenario, pero entendíamos que después de tantísimo drama en su vida, era una suerte que se hubiera recuperado y estuviera de nuevo haciendo música, bailando y llenando escenarios. Casi que estábamos agradecidos.

Los fans empezamos a conformarnos con momentos de lucidez encima del escenario, con ‘atisbos’ de la antigua Britney: comenzaron los paseos, las manos en el aire y los espasmos. Las coreos que antes eran limpias, ahora se habían convertido en inseguridad, en pensar que paso iba detrás de otro y algo completamente descafeinado, sin sustancia, y sin fuerza. Los documentales nos vendían una y otra vez su comeback cada x meses, el ‘ahora si es la Britney de 2001’, pero eso momento nunca llegaba. Fue con el anuncio de su estancia en las vegas cuando una vez volvimos a confiar en ella, pensando ‘le servirá, seguro que estando en el mismo escenario, tranquila y sin tours, coge confianza y volvemos a ver la Britney de antaño’. Y si, hubo momento en que parecía que lo habíamos conseguido, que volvía la Britney de 2001, pero solo eran espejismos. Lo único que teníamos era momentos.

7 de junio de 2009 - Circus Tour Londres - jotadelgado.es
7 de junio de 2009 – Circus Tour Londres

Entre tanto, no solo por la edad, si no también por la propia Britney, mi ‘fenómeno fan’ iba decreciendo. Con cada actuación, con cada paseo y con cada movimiento absurdo y sin ganas encima de un escenario, Britney consiguió convertirse en algo completamente indiferente, que ya no daba ningún tipo de alegría. Lo único que se veía era una figura decrepita de lo que anteriormente había sido, y que había roto con todo lo bueno que tenía: Si no haces grandes shows, ni bailes y encima de voz vas cortita, ¿Qué que te queda? Pues ya os lo digo yo, NADA. Antes, como fans, tenías argumentos muy solidos para defenderla. Hoy en día ya no existe ninguno.

Britney hoy en día no es ni la sombra de los que era, no es nada. Es una figura que se ha convertido en una parodia de si misma, donde sus Gif dan más alegrías que ella misma. Se desprende disidia en todo lo que hace, y parece que no tiene ganas de seguir con su carrera. Nos lo tomamos a broma, pero en el fondo creemos que hay algo de verdad: Britney quiere retirarse, pero no la dejan, no quiere seguir encima de un escenario, ya no tiene fuerzas, ni ganas. No quiere a sus fans, no quiere tocarlos, ni quieres verse realmente con ellos.

El culmen de todo ha sido en su tour Piece of Me que ha estado estas semanas por Europa. Varios de mi grupo de Britters (los de toda la vida) han ido a verla, y podría haber ido yo, pero me pasaba como a ella, la disidía por ver a alguien dando saltitos de un lado a otro del escenario me quitaron las ganas de gastar pasta en avión, hoteles y entradas. A estas alturas de mi vida, no me merece la pena. De hecho desde 2011 no me merece la pena. Al final, todos los que fueron coincidieron en una cosa, en que lo mejor había sido el reencuentro entre ellos mismos, no el concierto. Y eso, señorita Spears, es triste para usted como artista. Cuando lo úncio que te queda son tus fans, y encimas los tratas como una mierda, mal, muy mal.

Hace días saltaba la noticia de que Britney se portaba fatal con una fan que había pagado un pastizal por un Meet&Greet, no solo se había negado a hacerse una foto con ella (supuestamente porque la chica, la había agarrado de la cintura), si no que cuando la chica le había dicho que se había gastado una pasta, Britney poco más que se había reido en su cara, mostrando una falta de respeto brutal, no solo a la chica, si no a todos sus fans. Lo peor es que algo que ni siquiera me sorprende. No solo no me sorprende, si no que me indigna porque podría haber sido yo mismo, o alguien de mi grupo:

Me pongo en la situación de esta chica, que despues de tantos años va a verla, y me encuentro con semejante esperpento y Britney no tiene estadio para correr. No solo debería haber tenido la educación de haberse hecho la foto con alguien que ha pagado casi 800 euros, si no que debería abrazarla, darle las gracias y mostrar una sonrisa de oreja a oreja. Que ojo, estás en tu espacio de trabajo, es tu trabajo. Que no quieras pararte con un fan por la calle en tu tiempo libre, lo puedo entender, pero no en tus conciertos, cuando han pagado por eso. Sobre todo porque posiblemente los que pagan semejante pasta son fans que se mueven por la nostalgia de lo que un día fue, es decir, sus fans de toda la vida. No solo me parece un acto de desfachatez y poca educación, si no que me parece el último clavo de su ataúd, artísticamente hablando.

Pero siempre se puede rizar el rizo un poco más, y después del episodio del Meet&Greet, han despertado una legión de fans, normalmente de 20 o menos años, que no han vivido la carrera al completo de la susodichas a creerse más papistas que el propio papa: Talifanes defendiéndola a capa y espada, escudándose en que llena escenarios y en que esta chica es una falsa busca fama, cuando todos sabemos lo que realmente hay detrás, precisamente porque podemos comparar lo que era y lo fue. Absurdo, que hoy en día haya gente que la defienda de semejante actitud que tiene ella misma. Estoy seguro que mañana anuncia su retira y seguirán defendiéndola. Como le comenté a uno de ellos: yo he sido fan, pero ni en mis momentos más álgidos me he rebajado así por nadie. Sobre todo cuando no es un caso aislado:

Al final hoy en día Britney sigue llenando escenarios, sí, pero solo por la nostalgia, no porque ella realmente lo valga, actualmente es un zombie encima del escenario y está viviendo de la renta. Si encima a esto le sumamos lo altiva y distante que es con sus fans, esos que le dan de comer ¿qué nos queda? pues volvemos a lo de antes, nada. Britney ha sido mi ‘fenómeno fan’, porque yo ya no tengo edad, ni ganas, para engancharme a otra, pero se quedará en el recuerdo de finales de los 90 y principios de los 2000, como algo de mi adolescencia. Pero la realidad es apabullante, la Britney de 2001 con ganas y con fuerza murió y casi no nos hemos dado cuenta por querer darle ‘una oportunidad más’ constamentemente. Así que hoy ha llegado el día, guardemos un minuto de silencio por la muerte de la Britney que brillaba por si sola encima de un escenario.

Etiquetado: 

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Jota Delgado hace 1 mes, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.