Oda a Joss Whedon – Artículo

1
67
joss whedon

Desde hace muchos años no oculto mi gran admiración por Joss Whedon, un director/creador tan friki que sabe implementar a sus creaciones una marca personal que poco o muy pocos logran, más allá de flashlens y efectos en postproducción. Whedon, aparte de ser un creador de universos, es una persona con un humor irónico que encaje perfectamente con mi manera de ver el humor en situaciones serias, unos cortes de la acción totalmente atípicos (amen del interrogatorio de la Viuda Negra en Los Vengadores, que en ese momento me transporto de nuevo al humor de Buffy) y un desarrollo de personajes que muy pocos pueden llegar a hacer, sobre todo los femeninos.

Y todo esto ha quedado patente en Los Vengadores, la cual oficialmente adoro, pese a sus fallos. A partir de ahora y del éxito de Los Vengadores, se creara una vertiente pro-Whedon en hollywood, estoy casi seguro. A partir de ahora le darán una libertad que le han quitado muchas veces cuando ha hecho productos de una calidad indiscutible, como por ejemplo Firefly o Dollhouse, dos series canceladas antes de tiempo o manipuladas literalmente por la cadena que las emite para tener un producto ‘más comercial’, como fue el caso de Dollhouse.

Así nos encontramos con que el buen saber hacer de Whedon se ha visto empañado en muchos momentos por terceras personas, que no entendían o no querían entender lo que tenían entre manos. Centrándome en el caso Dollhouse, la serie iba a ser mucho más oscura, mucho más complicada, pero la cadena Fox no lo quería así, ellos querían un producto rápido y fácil, un serie con capítulos autoconclusivos para salir del paso, ciencia ficción sí, pero sin ciencia, todo muy mascadito y que se entendiera a la primera, restándole credibilidad y originalidad a la misa, matando su propio producto antes de empezar por no darle carta blanca a Whedon, escritor, director y creador de la misma.

Los Vengadores

Con este panorama, Dollhouse se estrenó y Whedon se enfadó, contando sin pelos y señales lo que le habían obligado a hacer, y como se habían cargado un producto que daba para muchísimo más. Pero se guardaba un as en la manga y con el epilogo de la primera temporada lo demostró: una serie que avanza 20 años en la historia, nos cuenta como serán las cosas y cómo será el futuro en ese universo. No contento con esto y gracias a los fans de Whedonverse, Dollhouse consiguió renovar por una segunda temporada, y es en esta donde Joss pensó ‘ya que me van a cancelar al final, vamos a hacerlo por la puerta grande’. Así en la segunda Dollhouse demuestra lo que podría haber llegado a ser si la hubieran dejado, como ese circo de tres pistas podría haber sido mucho más de lo que fue si le hubieran dejado tiempo.

Algo parecido ocurrió con Angel, serie sppinoff, donde Whedon solo podía aparecer cuando la serie madre Buffy, le dejaba tiempo. Por esto, la calidad y la irregularidad de las temporadas se nota mucho cuando Whedon toma la batuta o está ausente. En la quinta y última temporada, Buffy ya no existía y Whedon se metió de lleno en la creación de la serie. Así la quinta es la mejor temporada de toda la serie con diferencia.

Y ahora nos presentamos con Los Vengadores. Una carta blanca para un director que han tenido atado de manos y pies durante años, tanto en firefly como en Dollhouse. Un director que cuando le dan carta blanca hace cosas como buffy cazavampiros, una serie de culto en todo el mundo. Algo que he defendido personalmente desde hace mucho tiempo y que viendo como a otros directores de moda se le daba esa carta blanca y como la desaprovechaban haciendo productos mediocres (si, JJ Abrams te miro a ti directamente).

Joss Whedon

Los Vengadores es la reafirmación de que cuando Whedon tiene libertad hace un producto no solo de calidad, si no de culto. A dos días de suestreno en Europa (la semana que viene lo hará en USA) se ha colado ya, gracias a la crítica y al público como una de las mejores películas (servidor cree firmemente que es la mejor) de todas las de Marvel. ¿La razón? Porque Whedon produce, dirige y escribe, él se lo guisa y él se lo come y sabe cómo hacerlo, porque además conoce a Los Vengadores de primera mano. Así se vuelve a demostrar que la libertad de este director es a la vez, su mayor baza y que ha estado desaprovechado y ninguneado durante años. Whedon, por ejemplo a conseguido en una película donde hay otros 5 protagonistas, darle a Hulk una personalidad que no han conseguido en dos películas exclusivas para dicho personaje. Y como esto muchos ejemplos, que podría describir uno a uno, pero no quiero haceros spoliers de la cinta.

Así que espero, que Los Vengadores sirva para abrir ojos y para colocar a Joss Whedon donde realmente se merece, que la próxima vez que vaya a crear una serie, o una película le den cierta libertad en el proyecto para que nosotros disfrutemos de su humor atípico, de su forma de tratar a los personajes femeninos y de la ironía tan fina que usa a lo largo de sus trabajos. Ha conseguido una vez, sorprenderme, divertirme y reconocer su trabajo entre tanto CGI y tanto héroe musculado, sin hacer nada extraordinario, solo siendo él y aplicando su estilo con libertad. Los Vengadores es Joss Whedon, ni más, ni menos.

 

suscribete 1

1 Comentario

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Desde hace muchos años no oculto mi gran admiración por Joss Whedon, un director/creador tan friki que sabe implementar a sus creaciones una marca personal que poco o muy pocos logran, más allá de flashlens y efectos en p……