Apoyo

3
13

Y es que verdad que la desgana me puede. En mi escritorio me esperan unas cuantas ilustraciones, unos cuantos bocetos sin terminar, unas hojas en blanco y unos rotuladores descapuchados. Los miro con desdén, como si esperara que se fueran a mover solos, sin mi ayuda, a ver si así resucitan alguna parte de mi que sigue dormida. Incluso las palabras que escribo suenan a desgana, como si las estuviera vomitando en vez escribirlas.

‘Eh!, que un día tonto lo tiene cualquiera’, si y tu tienes la patente de los días tontos, de las semanas estables y de los domingos tristes. Eres el que siempre apoya y anima, el que siempre da consejos y escribe bien las frases, sabiendo que tienes que ayudar a la persona que tienes enfrente, por que te lo dicta el corazón, por que esta pasando por uno de esos momentos, por que eres así de tonto. Las palabras de apoyo salen solas, los consejos, esos que no son prefabricados, que sientes de verdad que sabes que tu mismo deberías seguir por que son buenos, pero que nunca sigues.

Das tu apoyo, tiras de los demás para saber de sus vidas, das tus mejores momentos, tus mejores sentimientos, pero cuando se trata de ti mismo, cuando eres tu el que necesita ese apoyo, cuando eres tu el que necesita ese consejo, ese cariño o ese aliento de apoyo… vez que no hay nadie. Nadie de esas personas por las que tu te partirías las cara, nadie de esas personas que tanto te han repetido una y otra vez palabras agradables, a la hora de la verdad te ves como que eres siempre el mismo, el que siempre da su brazo a torcer, el que siempre se queda con cara de tonto, el que siempre se queda esperando algo más. Durante la mayor parte de tu vida.

Este es uno de esos textos donde englobo demasiadas cosas, por qu todo sale solo. De los que empiezas hablando de una cosa, y terminas dándote un repaso a ti mismo. Estoy muy cansado de dar… dar y seguir dando, de esperar por mi y por los demás. Fui tan gilipollas de permitirme a mi mismo un verano egoísta, y cuando me di cuenta, estaba en la misma situación de siempre, esperando, dando, apoyando… No me juzguéis  mal, no soy un egoísta ni tengo ningún tipo de afán de protagonismo. Ni lo necesito ni lo quiero. Pero cuando eres tu el que siempre da durante tanto tiempo, tienes ganas, o sientes la necesidad de que por un día… por un solodía, seas tu el que recibael apoyo sin que la otra persona espere nada a cambio, que sea a ti a quien alegren el día, a quien apoyen incondicionalmente, al que le den una palmadita en la espalda para seguir andando, al que le digan que todo va a salir bien, aunque sea mentira. Supongo que espero demasiado de la gente, siempre lo he hecho, y siempre he creído en la gente cuando no se puede negar que la mayoría de las veces, te utilizan, reciben tu apoyo y luego se marchan de nuevo a sus vidas.

Si, mañana será otro día…

suscribete 1

3 Comentarios

  1. Apoyo, del latín “adminiculum”.
    Siempre que necesites un poco de adminiculum, mira a tu alrededor, porque siempre hay alguien que te lo está dando.
    Como bien dice Josel3, el apoyo puede venir de otras personas que no son las que esperamos, pero cuando quieren “adminiculumcarte”, ( XD ), es porque realmente eres una persona que se merece que le “adminiculumquen”.
    Un beso wapo.