El Ángel de le Soledad

1
34

El dormía sobre su regazo, sus ojos estaban cerrados haciendo como que soñaba con su querida tierra. Sus manos acariciaban sus alas, su espalda. Ella lloraba desconsoladamente por que sabia que ya nunca mas volvería a verlo, por que sabía que después de ese tiempo, su corazón se había vuelto un frío tempano de hielo inquebrantable. Él dejo de respirar, dejo de sentir. Su cuerpo comenzó a enfriarse poco a poco, sus labios a ponerse pálidos. Su sangre ya no era de vida, su sangre ya no tenía fuerza, ni calor.

Poco a poco se convirtió en arena, se salifico su cuerpo y se disolvió en el aire. Ella lloraba desconsolada, por sus mejillas corrían dos ríos de lagrimas imparables. Su mundo se vino abajo, se disolvió con el aire que se llevo a su amado. Sentía como su soledad la consumía por dentro, como atacaba su corazón en una batalla que sabia que iba a perder antes de empezar. No podía soportar una vez mas volver a sufrir aquello, volver a darse cuenta que por más que lo intentara una y otra vez, siempre salía perdiendo. Ella sabía que el dolor se iría tarde o temprano, que volver a sonreír algún día, aunque ahora le fuera imposible, pero aun así, aun sabiéndolo, su corazón le dolía mas que nunca. Era una de esas noches, una de esas largas y tristes noches, en la que ya solo estaba ella, una vez mas.

Se levanto de la fría hierva, toco con sus manos la fría madera de aquel árbol centenario y tambaleándose se dirigió colina abajo hacia su refugio. Ya solo quedaba ella, volvía a ser la única de su raza, de ese planeta sombrío y ahora triste, luminoso que oscurecido por la soledad que ahora ella llevaba dentro de su corazón. Se paró en seco, tomo una bocana de aire viciado por la espesa noche y rompió a llorar en silencio cuando sus rodillas tocaron el frío suelo. Y allí se quedo, llorando mirando al infinito sin articular palabra, sin sentir ni padecer absolutamente nada, solo una palabra daba vueltas y vueltas a cada rincón de su mente… Soledad.

suscribete 1

1 Comentario

  1. creo mucho en los angeles pero confieso q me da un poco de miedo pensar q estan a mi lado y no los puedo ver. pero se q son mi compañia y mi apoyo
    me encanto el articulo. bay

Comments are closed.