Saint Rows : The Third – Análisis

10
103

Antes de empezare este análisis, tengo que dejar claro que a mi los sandbox tipo GTA siempre me han aburrido. La inmensa libertad y el tener que llevarte demasiado tiempo de un sitio para otro para hacer misiones de recadero insulsas, siempre ha provocado que deje este tipo de juegos a los 45 minutos de empezarlo.

Dicho todo esto, comenzamos con el análisis. Desde primera hora Saint Rows : The Third me llamó la atención por la locura de sus trailers y porque en cierta forma, nunca se habia visto algo parecido en este tipo de juegos. Todos han pretendido ser medianamente serios, de ahí las críticas que siempre han recibido. Pero este Saint Rows : The Third no se toma en serio, ni a los sandbox, ni a los GTA y a nada que se le parezca a ellos.

¡¡¡ Llevo un puto tigre en el coche !!!

saint rows the third

Las misiones que tendremos que hacer, además de las de la historia principal son de lo más alocadas y absurdas, lo que le da al juego un punto de diversión extrema que he visto poco en otros juegos. Me he reído a carcajadas transportando a un tigre que se enfadaba y nos arañaba si nos chocábamos con algo, me he tenido que tirar a la carretera para que me atropellen y estafar dinero al seguro, he tenido que luchar con naves futuristas con solo dos pistolas, he tenido que provocar la máxima destrucción posible con un tanque, jugar a una partida de dragones y mazmorras o pasarme una fase tipo tron en un mundo virtual. Como veis, SR3 es mucho más que un sandbox y una parodia a casi todo lo que conocemos en el mundo de los videojuegos : generó zombis, shooter, carreras, ciencia ficción y por supuesto la acción.

Y todo ello, por supuesto desde un perspectiva tan extremadamente absurda que nos hará reírnos a carcajadas más de una vez, de dos y de tres. Todo un acierto que hace que aquellos como yo a los que nos aburren soberanamente los sandbox ‘clásicos’ este SR3 sea todo un soplo de aire freco, dentro y fuera del genero. El juego , en su conjunto es divertidisimo y no muchos pueden decir lo mismo. Es absurdo y parodico al mismo tiempo, y no nos importará matar a miles de civiles mientras vamos en nuestro coche, porque todo extremadamente cómico.

A día de hoy muchos juegos consisten en ser un reto, en disparar, en que te disparen y en mosquearte de sobremanera porque no consigues pasar de tal fase. En SR3 eso no pasa, tiene dificultad y llega a niveles altos, pero ante todo prima la diversión, la espectacularidad de explotar coches con un bazoca o liarla parda en entre las bandas. Todo con el objetivo que nos divirtamos.

Y lo mejor de todo es la variedad de misiones, tanto en las alternativas, como en las principales, el juego nos mantiene en un absurdo vilo pensando ‘que vendrá ahora, que será lo próximo después de esto‘. Cuando piensan que ya nada más absurdo puede pasar, te vuelven a sorprender. Tónica que se mantiene hasta que acabamos la historia principal ( que por cierto tiene dos finales).

Y por si no fuera poco, a coleccionar droga se ha dicho

saint rows the third

100 objetos en total que habrá repartidos por todo el mapa, entre fans con los que tendremos que hacernos fotos, alijos de drogas, alijos de dinero y cargamentos de muñecas inchables. Todo ello repartido en los sitios más reconditos del mapa, algunos a los que solo podremos acceder volando. Porque si, porque el transporte es así de cool en SR3 : tendremos coches, motos… y llegará un punto que todo se ira de madre y comenzaremos a controlar helicopteros, naves especiales, jets privados y hasta tanques salidos de un juego de 8 bits.

Además casi todos ellos tuneable, al igual que nosotros mismos. Casi todos los vehiculos podremos personalizarlos, ponerles neones, cambiarles la carroceria y tintarle los cristales. Todo muy completo, que no deja de ser una punto más para fardar por la ciudad, pero que demuestra el mimo con el que han tratado el juego hasta el último punto, por muy absurdo que sea. Y es que ya no solo los coches, si no las armas y nuestras propias ‘guaridas’, casi todo es personalizable en el SR3.

Nuestro personaje, un reflejo de nosotros mismos

¿Como serías en un mundo así de absurdo? Pues en el editor de personajes podreis hacer basicamente todo lo que os imagineis. Un tio, una tia, un travesti… básicamente todo lo que vuestra imaginación os deje y eso se nota en la genial comunidad que se han marcado los de THQ (podéis ver mi perfil y personajes aquí), donde la peña esta subiendo diseños de personajes bastante currados, con un parecido extraordinario a sus representados. Personajes famosos, anonimos, superheroes, heroes de otros juegos… todo o casi todo es posible hacer en el editor de personajes, eso si, deberemos antes comprar las tiendas de ropa que pueblan Stellport para pdoer tener todos los trapitos.

Y no os preocupéis si os aburrís de vuestro personaje a mitad de la partida, siempre podréis ir al cirujano a que os haga unos arreglitos : os cambie la cara, os ponga tetas, os cambie de sexo u os haga una liposucción. Por tanto, durante toda la partida, podréis ser quien queráis ser en cada momento. Todo un logro y que hace todavía más divertido, sobre todo si se nos va la oya, hacemos una Lara Croft y la vemos en las situaciones en las que nos pone el juego. O un tío muscalado y travestido con pelo rosa, o una mujer barbuda…. estos son los ejemplos más ‘fáciles’.

Y no solo de estética, si no también de mejoras, se vive en Steelport : podremos mejorar nuestra barra de vida, de aguante a las bombas, al fuego, a las balas, etc, etc. Tendremos una completa tienda de ‘mejoras’ donde podremos potenciar nuestro personaje y a nuestra banda. Mediante nuestro teléfono móvil de última generación controlaremos toda nuestra ciudad, comprando edificios para controlarla poco a poco cada barrio y así la ciudad entera. Podremos llamar a nuestro compañeros para que nos traigan nuestros coches o nos ayuden en una misión. Además de crearnos nuestra lista de música para las radios del coche o hacer asesinatos por encargo (entre muchas otras cosas).

Y ahora imaginate todo lo anterior, pero además en cooperativo

Hasta ahora os estaba hablando de la diversión que supone el juego, pero en su modo de solo un jugador. Si a todo esto le añadimos un modo cooperativo, en el que un amigo se puede apuntar a hacer fechorias con nosotros en la ciudad, esto ya es un no parar. Una pena que solo sea un jugador más. Un modo libre con cuatro personajes controlados por cologas podría haber sido la bomba.

Pero aún así tendremos la oportunidad de hacernos la historia con alguien más y además el modo Horda, donde nos pasará precisamente eso, nos vendrán hordas y hordas de policías o de otras bandas a las que tendremos que abatir sin morir.

Conclusión – Saint Rows The Third

Hacía tiempo que no me divertia TANTO con juego, y cuando habla de diversión, me refiero a esa de la que terminas llorando de la risa. Eso es lo que ha conseguido Saint Rows The Thrid que no han conseguido otros juegos.  Aproximadamente 20 horas de diversión absurda. La historia principal puede ser un punto de flaqueza, pero sinceramente, da igual cuando todo lo demás es divertido, absurdo y sobre todo diferente. Nos mantiene en vilo y nos hace querer más y más.

Saint Rows : The Third es una locura y no puedo hacer nada más que recomendarlo una y otra vez. Es un AAA en toda regla, una parodia de otros géneros y de si mismo. Tan absurdamente divertido que se ha convertido en uno de mis favoritos de este año con la ironía de que a mi nunca me han gustado los sandbox. Supera en diversión a muchos, mucho más esperados y de sagas más grandes. Mis felicitaciones a Volition y a THQ.

suscribete 1

10 Comentarios