Max Payne 3 – Análisis

3
122

Vuelve Max Payne… y vuelve por la puerta grande de cara a público y promoción, es uno de los títulos más esperados del año, pero como siempre, se nos viene a la cabeza la pregunta… ¿realmente cumple con las expectativas? El caso es que prefiero mantenerme al margen, explicar poco a poco lo que le ha parecido a un servidor y vosotros veis, si os gusta o no la fórmula que nos propone.

Modos de Juego

Como es normal, tendremos un modo historia, donde nuestro querido Max, una vez más tocará fondo. Será el antihéroe por excelencia y tendremos momentos que nos dejarán un sudor frio, por lo crudo de las situaciones. Todo orquestado para llevar al personaje principal a una espiral de alcohol, autocompadecencia y demás hundimiento personal. Entre tanto tiro, habrá tiempo para descubrir conspiraciones y traiciones, contadas de una forma un tanto original, pero que no sigue la estética de los anteriores Max Payne con forma de comics, aunque aporta su propio ‘estilo’. Esta nueva estética se le asemeja, pero le resta el espíritu que tenían las anteriores.

Entre los modos de juego que tenemos en este nuevo Max Payne, destaca el modo arcade, más divertido incluso que el modo historia, por el pique que resulta: tendremos que disparar, hacer tiempo bala y tener muy buena puntería para sacar el mayor número de puntos posible. Según nuestros tiros y puntería, nos aparecen unas puntuaciones y unos multiplicadores. Al final de cada capítulo, se nos sumara todo y tendremos un top comparando, tanto las puntuaciones mundiales como las de nuestro amigos, así nos picamos entre nosotros por ser el mejor.

Una vez que terminemos el modo historia, se desbloquera el modo ‘Nueva York en un minuto’, que será lo mismo, pero en vez de con puntuación, con tiempo, dándonos extras de tiempo según nuestra puntería. Con el top final de puntuación, no dependerá de nuestros tiros, si no del tiempo que tardemos en terminar el capítulo. Y si os sabe a poco, tendremos también un modo ‘extremo’ de este último una vez que lo finalicemos. Así, los tiros se alargaban bastante horas si nos ha gustado la campaña principal.

Gráficos y tecnología

Este es sin duda alguna el punto fuerte del juego, sobre todo en la parte gráfica, y en sus escenarios concretamente. Algunos tienen un nivel de detalle espectacular y es digno de mención y sobre todo de juego. Los diseños de los escenarios, aunque sean totalmente lineales, tienen su mérito y algunos son realmente obras de arte. Ciudades completas recreadas en la lejanía.

A todo esto le añadimos unas físicas envidiables, sobre todo en los momentos bullet times, que vemos como las balas atraviesan partes de nuestros enemigos y salta la sangre a borbotones. Es una parte del juego bastante notable, con una calidad que no es perfecta, pero que se acerca. Además podremos controlar esa cámara lenta, cuando estamos tiroteando al último enemigo de la zona, tendremos la oportunidad de pulsar un botón para ralentizar, aún más la acción, mientras seguimos disparando y nos regocijamos en como muere el malo de turno a base de balas, balas y más balas en su cuerpo. Una opción que no aporta nada realmente a la jugabilidad, pero si a la espectacularidad.

Eso si, ni siquiera este Max Payne considerado uno de los grandes, tiene fallos. Por ejemplo, que desaparezcan los diálogos y solo se escuche la música de fondo, mientras nuestro personaje sigue gesticulando. Problemas de carga de niveles cuando reintentamos (se queda ‘pensado’ indefinidamente y nos obliga a apagar la consola), unos subtítulos demasiado pequeños para televisores FullHD o algunas veces unas físicas absurdas que hacen que algún enemigo flote misteriosamente en el aire. Son errores menores, por supuesto, pero existen y no deben ser obviados.

Jugabilidad

Y si hasta ahora, todo era bonito y maravillo ( o no ), aquí es donde este Max Payne pincha: Si te gustan los shooters pasilleros, donde solo tengamos que avanzar, cubrirnos, disparar a tiempo bala y seguir avanzando, este es tu juego. Si en cambio, buscas variedad, poder tirar granadas de mano, o que simplemente no te ofrezca ‘siempre lo mismo’, lo siento pero este Max Payne no es para ti.

Además la rejugabilidad del modo historia se resume en encontrar pistas y armas doradas repartidas por los escenarios, que se nos hacen extremadamente escasas y fáciles de encontrar, debido a la linealidad de los escenarios. Con esto, tenemos 3 piezas de armas doradas por capítulo y cuatro o cinco pistas, además de varios ‘turistas’ repartidos por el juego que deberemos encontrar, escondidos normalmente en baños públicos. También tendremos que conseguir retos exclusivos de cada capítulo, aunque yo estos retos lo dejaría para hacerlos en el modo arcade, más que para el historia (son los mismos).

Entiendo que hay jugadores a los que este tipo de juegos les encanta, pero a mí y llegando ya a la parte final del juego, se me ha hecho tedioso y aburrido. El utilizar la misma formula una y otra vez, y otra y otra, hasta que terminamos la historia, se me ha hecho cansino y la sensación de las primeras horas de ‘me encanta, que guapo tanto tiro en cámara lenta’, se convierte en un ‘por favor que termina ya, esto ya no es divertido’. Sobre todo cuando llegamos a un punto, en el que hasta el modo fácil es difícil.

Tendremos tres niveles de dificultad a elegir, fácil, normal y difícil (más otros dos que se desbloquearán al terminar la historia). Además de estos, podremos también elegir el tipo de apuntado entre automático, semiautomático y apuntado libre. Evidentemente, esto da un toque más de dificultad. Pues bien, en una dificultad media con un tiro libre, el juego llegado a los capítulos finales, se hace extremadamente difícil, por la cantidad de enemigos y por la situación del escenario. A esto le añadimos que los puntos de guardado van por zonas y algunas veces, si te encallas casi al final de una zona, por culpa de un malo o de una situación (que os pasará), tendrás que repetir una y otra vez la misma zona, haciendo que el juego se haga aún más repetitivo y aburrido.

Tanto es así, que los chicos de RockStar ya lo sabían, y en los niveles normales de dificultad, a partir de la segunda muerte en un mismo punto, nos aparecerá mágicamente un bote de analgésicos, para que en teoría ‘no nos encallemos’… pero ni por esas.

Y todo esto es debido a que guarda la esencia de los primeros Max Payne, algo que se supone positivo, pero la esencia ha sido tan utilizada, repetida y explotada desde que salieran las entregas anteriores, que este era el momento justo para innovar e incluir algo más en las jugabilidad, aunque fueran granadas de mano. Así nos vemos repitiendo la misma jugabildiad de hace 11 años, pero con las tecnologías de ahora, que si, que hace 11 años era lo más y nos encantaba, pero que ahora ya se presenta ‘visto’, repetido y explotado. Que una de las novedades sea ‘cubrirse’ a estas alturas de la vida… pues como que no funciona.

Eso si, y una cosa que por ejemplo le hubiera dado muchísimo juego y ese punto de ‘variedad’ son las pesadillas de los primeros Max Payne. Esos momentos de locura han desaparecido por completo y se nos presenta un juego que intenta mucho más ‘lógico’, que quiere competir de alguna forma con las películas policiacas. Esto, como digo, le resta parte de aquel ‘noseque’ que tenían los primeros y le resta variedad.

Multijugador

En el modo multijugador nos encontramos con varios extras para este modo de juego, como por ejemplo los clanes, que es la primera vez que Rockstar mete esta opción en uno de sus juegos. Podremos crear nuestro clanes y retar a grupos en el modo online. O por ejemplo, los eventos multijugador, donde podremos participar en batallas campañas a tiro limpio contra los creadores del juego.

Así cada cierto tiempo, la desarrolladora irá haciendo cierto tipo de eventos, para mantener el multijugador vivo, algo así como lo que hizo Nauthy Dog con el multijugador de Uncharted. Todo ello gracias al social club de RockStar donde además podremos ver absolutamente todas nuestras estadísticas de juego, cosa que a mí me encanta.

Con modos de juego de hasta 16 jugadores en un mismo mapa, el multijugador se presenta grande, aunque una vez más, no en variedad, ya que solo tendremos 3 modos multijugador, bando contra bando, todos contra todos y max asesino. Algunos de estos modos no podremos acceder hasta completar la escandalosa cifra de 5000 muertes en multijugador (en la modalidad de novato, se entiende), cosa que me ha parecido una auténtica locura.

Así, estos tres modos de juegos, se dividen en novato, normal y grande, empezando con partidas de 8 jugadores, hasta que desbloquemos las de 16, gracias a nuestra experiencia y los retos que vayamos consiguiendo (uno de ellos el de las 5000 muertos comentando anteriormente). Gracias a los clanes, se nos presenta un juego multijugador más enfocado a la lucha por grupos, aunque bastante escaso de modo.

Con todo ello, el multijugador se me presenta divertido, con extras que no tiene el modo historia como por ejemplo, poder tirar granadas de mano (cosa absurda) y con un pique entre jugadores bastante importante, donde nos indican cada vez que morimos quien nos ha matado, y como va nuestro marcado persona con ese jugador (las veces que le hemos matado nosotros vs la veces que nos ha matado él). Así mismo tendremos la oportunidad de hacer venganzas, donde iremos únicamente a por un jugador en concreto que nos ha matado. Una forma de ‘declararle la guerra’.

Conclusión

Como he comentado, Max Payne 3 es un juego notable, pero dependiendo del tipo de jugador que seas. Si te gustan los shooters sin mucha complicación y repetitivos, este juego te encantará, por el modo historia, por sus modos secundarios y sobre todo por su multijugador. A todo esto le añadimos una calidad gráfica envidiable y a unos escenarios que aunque lineales se presenta muy detallistas. Además Max Payne 3 es todo un reto en dificultad, así que puedes estar ante el juego perfecto.

Si en cambio buscas variedad, en el sentido amplio de la palabra, este juego no es para ti, se hará pesado, aburrido y tedioso. La recolección de item es escasa y no es suficiente, no aportando variedad más allá del cambio de escenarios, por culpa de su jugabilidad ‘cúbrete -> tiempo bala -> dispara -> avanza’ y repite.

Así la elección es vuestra según el tipo de juego que busquéis, aunque una cosa está claro, no es el juegazo que promete, ni se merece notas de 9. Para que un juego tenga notas tan extremadamente alta, considero que tiene que ser divertido a todos o casi todos los públicos, independientemente de la estética, la trama o lo ‘adulta’ que sea y este juego está muy destinado a un público muy concreto y escaso.

suscribete 1

3 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Vuelve Max Payne… y vuelve por la puerta grande cara a público y promoción, es uno de los títulos más esperados del año, pero como siempre, se nos viene a la cabeza la pregunta… ¿realmente cumple con las expectativa……

  2. Aún no me he acabado el juego… (estoy cerca), pero decir que no está tan mal… pero tienes razón, es un juego “chapado a la antigua”, pero que tampoco pretende ser nada más… Es un claro ejemplo de “juego clásico” anclado en la jugabilidad “antigua”, que no por eso lo hace malo… es más, al principio a mi no me gustó porque era “diferente” en algunos aspectos a los antiguos Max Payne… pero poco a poco me ha ido enganchando (con sus altibajos).

    Eso si, la música sigue sin ser de mi agrado (es repetitiva a más no poder, a excepción de algún tema, y por supuesto, y menos mal… aparece el tema clásico de Max Payne, aunque versionado) y la historia… bueno, parece más una nueva entrega de “Jungla de Cristal” que no un Max Payne al uso…

    En el control tambien le pongo un “pero”. Ahora han hecho los movimientos de Max más naturales… tanto que a veces resulta frustrante no poder apuntar a tiempo… Eso a algunos les puede gustar (toque real), pero en los antiguos era fluido el apuntar y disparar… en este no tanto (para mi… y juego con apuntado libre).

    Lo que no tiene perdón es el no-doblaje al castellano… un título donde la voz en off es constante, sobretodo en momentos ingame, y aportando información de la trama al jugador… es molesto, y mas viendo que los subtítulos elegidos son de tamaño minúsculo (y juego en una pantalla de 42″) y a veces rapidísimos de leer. Vale que quién entienda el inglés hablado con fluidez no tiene problema (yo consigo coger frases… pero no todas), pero no todo el mundo es experto en inglés…

    Por lo demás, le doy un aprobado sabiendo lo que es, un juego de acción mata-mata que pretende divertir con la cámara lenta y el matar a todo lo que se mueva.

    Que se han pasado con las notas “excelentes”, pues si, creo igual…

    Pero ojo, es solo mi opinión… la de uno que disfrutó con “Duke Nukem Forever” y que aún se hecha sus partiditas al Doom 2 para PC.

    ¡Un saludo!

  3. Yo tengo pensado probarlo, a pesar de que probé el Max Payne de ps2 que empiezas como en una sala de hospital que no me gustó nada y lo dejé a los 10 minutos, pero este los trailers que he visto me han interesado mucho y por ello quiero darle una oportunidad a ver que tal esta.