Análisis de Assassins Creed Odyssey

1
43

Cuando me enteré del anuncio del lanzamiento de un nuevo Assassin’s Creed a menos de un año del lanzamiento de Origins, me pareció una broma de mal gusto. No entendía el sentido de sacar otra entrega con tan poco cuando precisamente, eso era lo que había traído el declive a la saga.

Pero, esta vez Ubisoft ha logrado ignorar el hecho del tiempo de desarrollo y ha sorprendido a todos con una entrega mucho más grande y más pulida que Origins. Vamos a analizar los puntos fuertes y flojos de esta Odisea

Cierto es que desde fuera, con un simple gameplay, parece que estamos ante lo mismo que Origins. Las voces de ‘reutilización’ han sonado alto y claro por todo internet pero, una vez más, es como fijarse en la espuma de las olas teniendo un inmenso mar delante. En el momento que comenzamos a adentrarnos en la odisea vemos que hay cambios profundos en su gameplay y en su modo de juego, algunos muy acertados, y otros un tanto desastre.

Una elección en base al miedo

En Odyssey podremos elegir desde el primeros minutos si contralamos a Alexios o Kassandra. En ambos personajes la historia es prácticamente la misma, solo cambia el aspecto físico de nuestro protagonista. El problema aquí es que da la sensación que la historia canon es la de Kassandra, y que Alexios solo está ahí para contentar a un tipo de público que ver una mujer fuerte como Kassandra protagonizando un videojuegos, haría que se llevarán las manos a la cabeza. Ubisoft no ha tenido el valor suficiente para basar la publicidad y el juego, en ella, cuando la historia realmente interesante, es ella y no Alexios.

Analisis assassins creed odysey

Pero lejos de prejuicios, el personaje de Kassandra ha resultado ser de las mejores de los últimos Assassins Creed. Hacia tiempo que uno de los protagonistad de la saga no me resulta un tanto indiferente. Será por su fortaleza, o por su forma de tratar las relaciones personales. O simplemente por su fuerza, pero Kassandra es una de las asesinas que más me ha gustado.

Seguímos sin ver la esencia de Assassins Creed

Es cierto que tenemos varias historias dentro de la historia principal de juego, y que para terminarlo bien en necesario hacerlas todas. Por un lado, la historia de la propia Kassandra y su familia, por otro el presente y la historia del culto.

En si, el concepto de esa división me ha parecido todo un acierto: Cada tipo de jugador que siga la historia que más le guste, sobre todo para aquellos que ansiamos volver al mundo real y los precursores. Pero una vez, sigue sin ser suficiente, aparcando la esencia de la saga y resumiéndola a monólogos sobre los precursores que son tan indescifrables que no van a ningún sitio.

Volvemos a dejar todo el peso en la historia de la protagonista, en mi caso Kassandra, pero dejando como algo secundario y con menos peso la historia del presente o incluso del propio culto. Y aunque todo está entrelazado y consigue una sola historia (nuestra odisea), es cierto que se echa de menos que este sistema explote todo su potencial y que todas las líneas de la historia tengan el mismo peso. Seré yo, que si quiero ver un drama familiar griego me pondría a ver una serie, no lo necesito en un juego, o por lo menos, no solo eso.

El falso traspiés de la dificultad

Se habló largo y tendido sobre el tema de la dificultad del juego, que si te obligaba a comprar un DLC para poder avanzar de forma adecuada y demás patrañas busca clickbait. Como ya expliqué, no hace flata comprar nada para ajustar la dificultad de Assassin`s Creed Origins.

A ver si lo puedo dejar lo más claro y conciso posible: La dificultad depende única y exclusivamente del jugador, y de su habilidad para manejar los ropajes y armas, y como ellos afectan al daño que hacemos a los enemigos. Quizás la única pega del juego sea no explicarte este nuevo sistema mascadito, y dejar que seas tu el que tenga que descubrirlo según avanzas.

Analisis assassins creed odyseyPrecisamente este sistema es uno de los pocos que he visto que afecta directamente a nuestra forma de jugar, por ejemplo, poniéndolo todo sumamente difícil y haciendo creer que la curva de dificultad no está ajustada, pero lo está. Precisamente es todo lo contrario.

Tanto las ropas, como las armas, como a la vez, los grabados de estas, ajustan nuestra potencia, y dependerá de nosotros decidir como queremos jugar. ¿Queremos ir en plan tanque? pues tendremos que potenciar los puntos de combate. ¿Queremos hacer el juego más consigilo? pues potenciaremos todo al asesinato.

Así, el jugador tiene el control total de como quiere jugar y de la dificultad del juego, algo que me ha encantado, puesto que le da un componente de estrategia real, haciendo cambiar de ropas, según los enemigos y eligiendo como ir en cada momento. Por tanto, Odyssey es el que más se acerca de forma real a la base de los RPG.

Todo esto se complementa con las habilidades. Lejos de tener un árbol de habilidades donde lo único que tendremos que hacer es desbloquearlas todas sin ton ni son, aquí tenemos habilidades propias que deberemos estudiar muy bien para poder adecuarlas a nuestra forma de jugar. Por tanto, no resultará raro empezar con unas, borrarlas todas y potenciar otras según evolucione nuestra odisea.

Para finalizar el sistema, todas las misiones del mundo subirán de nivel con nosotros para equilibarlas y que no se queden obsoletas. Aun así, es cierto que si volvemos a misiones pasadas que nos hayamos dejado sin hacer, aunque tenga nuestro mismo nivel, serán más fáciles de completar y los enfrentamientos con enemigos se resolverán con 3 espazados contados. Eso si, hay otro tipo de misiones secundarias (la de cazadores, por ejemplo) que aun teniendo el mismo nivel, se convierten un en autentico reto. Pero estas se ve que han sido diseñados expresamente para eso.

Analisis assassins creed odyseyComo digo, esta es una de las mejores implementaciones de la saga, que hace que la dificultad, habilidades, ropas y armas vayan todas de la mano. Es una característica que si o si, debe permanecer en futuras entregas, y que deberían potenciarse, pero no tocarse para no destrozar el genial equilibrio que han conseguido.

Otra novedad muy acertada, la exploración real

Es el Assassin’s Creed que más horas me ha mantenido enganchado sin aburrirme, no solo eso, si no que sigo teniendo ganas de hacer misiones y chorradas secundarias después de 55 horas de juego. Eso es un dato bastante importante.

Una de las novedades que más me ha gustado es la implementación de un sistema de búsqueda real. No solo es más realista, si no que nos hace explorar y ver más mundo del que veríamos solo con las misiones principales o secundarias.

En esta entrega nos darán varios detalles sobre la misión, y gracias a esos detalles y como si una búsqueda del tesoro se tratase, tenemos que encontrar nuestro objetivo. Es cierto que no añade ninguna dificultad, porque nuestro aguila hace las veces de chivato, pero el no tener el iconito de ‘ve aquí y ya’ hace que todo sea más orgánico y te sientas más productivo con las misiones, incluso aunque sean secundarias.

Assassins Creed® OdysseyEsto junto con el árbol del culto que tendremos que ir desbloqueando a base de ayudar a la gente, hacen que las misiones secundarias estén intrínsecamente enlazas con las principales y que tengan, en la mayoría de los casos, la misma calidad.

Eso si, no confundir las misiones secundarios (destacadas con un icono dorado diferente al de las principales), con las misiones terciarias, que son más chorradas y más de recadera de pueblo. Estas misiones más banales las encontraremos en los tablones de la ciudades, en forma de misiones normales o temporales y estas si, son bastante prescindibles más allá de subir de nivel. También es cierto que se puede sobrevivir en el juego sin ellas.

La peor novedad de toda la saga: Mercenarios

A lo largo de toda la saga ha habido patinazos en alguna que otra novedad, que luego fueron subsanados, pero desde luego ninguna tan frustrante e inservible con esta de los mercenarios.

Esta novedad, parte de la base de los philakes de la anterior entrega, que tenían su gracia, pero la lleva hasta un punto que la convierte en algo sumamente pesado y frustrante: según los actos delictivos que vayamos cometiendo, nuestro medidor de recompensa por nuestra cabeza irá subiendo. Según este medidor, los mercenarios nos buscarán para darnos caza.

Cierto es que podemos pagar dinero para quitarnos está recompensa del medio y estar tranquilos. Pero es un sistema sin sentido que parece que lo único que busca es lastrarte el gameplay de forma gratuita, o que gastes dinero tontamente sin sentido ninguno.

Esto se traduce en un sistema frustrante (y coñazo) donde por mucho que mates a mercenarios siempre hay uno nuevo acechándote, detrás tuya como si tuvieras un GPS metido en el culo (es serio, llega un momento que es sumamente ridículo como llegan a ti aunque estés en una isla perdida de la mano de dios) y además, y lo más grave de todo, te entorpecen en tus misiones principales.

Por ejemplo, es muy común hacer campamentos o lo que es peor, fuertes (con una media de 20 enemigos a los que asesinar) y de pronto, en medio de la escabechina, aparezca un mercenario a declararte la guerra, alertando a todos los demás y fastidiándote todo tu plan de sigilo.

No solo eso, si no que aunado a los nuevos puntos de guardado, esto se traduce en que puedes incluso haber terminado el fuerte (o estar a punto), pero si mueres a manos de un mercenarios, la mayoría de las veces más fuertes que tu, tendrás que volver a hacerte todo el fuerte desde cero.

Este sistema, como digo es sumamente frustrante me ha parecido uno de los peores implementados de toda la saga.

La aleatoriedad del yo contra el mundo

No contentos con ello, la saga arrastra un problema de aleatoriedad bastante importante. Es algo que no logran solucionar o no quieren, pero que a veces se convierte en un absurdo continuo de situaciones sin sentido.

Que una señora te ataque con una pala, que aparezca de la nada un jabalí o un león y te extermine, que una turba de ciudadanos te de una paliza, el tema comentado de los mercenarios, que estés en contienda con un barco y de pronto se unan dos o tres que pasaban por allí todos en contra tuya, etc, etc. Sin darte a penas cuenta, el juego se ha convertido en un yo contra el mundo.

Os podría describir mil y una situaciones completamente absurdas, que provocan muertes absurdas y que hasta esta entrega no eran demasiado graves gracias a los puntos de guardado, pero que en Odyssey son bastante más sangrantes porque estas aleatoriedades consiguen que pierdas tiempo de juego.

El nuevo sistema de guardado aumento los tramos entre un punto de checkpoint y otro, con lo que posiblemente si no matan en un punto, pero hemos tenido que recorrer una larga distancia hasta llegar el, tengamos que hacer toda esa distancia de nuevo. Lo mismo pasa con los fuertes y otras zonas de sigilo, que se reinician al completo. Esto en las anteriores entregas no pasaba, y los puntos de guardado es mucho más continuos, casi, cada vez que cogías algún objeto importante.

Por ejemplo, que estés tranquilamente haciendo un fuerte con sigilo, te aparezca de repente cerca tuyo un mercenario, alerte a los más de 20 NPC que hay a tu alrededor y que estos a su vez, activen la llama para llamar, no sé, a otros 10 más mínimo. De pronto, se lía una descomunal pelea que o mueres y reinicias todo, o sales por patas y ya lo harás otro día. Y precisamente, en estos casos, el tener que estar pendiente constantemente del medido de mercenarios es lo que más lastra.

Esta aletoriedad se traduce en los combates. Combates que puedes hacer con una dificultad ajustada, pero si te aparece un león, un mercenario o 5 señoras random con pala, te descompensa completamente y una situación que se presentaba dificil, pero salvable, se convierte en algo completamente imposible.

Una aleatoriedad innecesaria, que incluso he llegado a encontrarme con un mercenario que venía hacía en una de las batallas con enemigo final. Algo que ya rozaba el sumun de lo absurdo. Menos mal, que ahí si, fueron inteligentes y una pared invisible paraba al mismo de meterse en la pelea. Pero hasta ese punto tienes el GPS bien activado.

Conclusión

Assassins Creed Odyssey es el mejor de la nueva hornada de juegos, es mejor que Origins, pero también comete sus propios fallos. No es el Assassin’s Creed perfecto, pero es un juego sobresaliente.

Seguimos sin ver la esencia de la saga, cada vez más diluida en su intento por acercarse más a The Witcher que un Assassins Creed al uso, pero es innegable que, aun sin esencia, estamos antes un juego grande, muy grande. No solo en extensión, si no en horas y en jugabilidad.

Sin duda, una de los Assassins Creed que más he disfrutado, y que más horas de enganche me ha proporcionado, de forma continuada sin llegar nunca al aburrimiento. Imprescindible dentro de la saga y fuera de ella.

suscribete 1

1 Comentario

  1. ¡Totalmente de acuerdo en lo del sistema de mercenarios! No le veo nada positivo, están ahí para fastidiar las incursiones sigilosas, las conquistas de territorio y todo en la vida en general. Es lo más parecido a muertes random tipo Dark Souls que se les ha podido ocurrir meter.

    La aleatoriedad de la hostilidad de los rivales para ‘sumarse todos a la fiesta’ cuando vas a tu bola también es bastante molesta, porque navegando yendo a por recursos, me han atacado barcos a los que me he cargado sufriendo más o menos, y ¡sorpresa! a bordo había algún miembro del culto del que no tenía ni idea todavía y he hundido y matado sin todo el proceso de desenmascararlos. A dos ‘dioses del Egeo’ me los he cargado así, sin querer.

    Como bien dices, hay cosas muy buenas que ojalá se queden en la saga, pero aún teniendo muy buenos ingredientes, aún no tengo la sensación de que haya cuajado bien la mezcla para unificarlo todo con más fluidez narrativa.

    A 66 horas de juego, y 40% del modo historia (ando por Argos con los médicos), creo que las misiones de tablones SOBRAN, deberían haberlas dejado sólo para conseguir Oricalco diario y semanal, y no meter tanto relleno de recadero, asesino y limosnero.