I Am Alive – Análisis

2
48


I Am Alive es uno de esos proyectos donde sus problemas en el desarrollo y sus largos retrasos, han dejado mella en el producto final. Casi fue cancelado, hasta que resurgió de las cenizas para convertirse en un ‘Live Arcade’ en todo regla (pronto estará disponible en la Store de PS3). El caso es que el juego tiene reminiscencias de todas aquellas ideas originales que nos platea en la teoría.

Ha habido un cataclismo, un misterioso suceso que ha dejado a los Estados Unidos destrozado, ciudades destruidas y una inmensa nube de polvo que muchas veces no nos deja ver. Con todo esto tenemos que ir a de una punta a otra de los USA para volver a nuestra casa a buscar a nuestra mujer y nuestra hija. Una vez llegamos a casa, ellas no están y una carta nos dará pistas de hacia donde podrían haberse dirigido. Este es el punto de partida a un juego que pone planteamientos sobre una base muy válida y original, de hecho, bastante diría yo.

Tenemos que sobrevivir como podamos. Una barra doble, media parte blanca simboliza nuestro aguante, y media barra roja nuestra vida. Cuando escalamos, nuestro aguante ira disminuyendo, así que tendremos un tiempo concreto para estar ‘colgados’. Podremos descansar en medio de una escalada con unos enganches, pero serán muy escasos en el juego (como todo). Esto nos provoca tensión, acompañada con la música, que aumenta de intensidad conforme se nos va gastando la barra, algo sumamente acertado. Además por el escenario nos encontraremos víveres, agua, judías, refrescos… cada cosa tendrá un efecto diferente en nosotros: Algunas solo nos rellenaran las barra de aguante, otro solo la de vida y otros los dos a la vez.

Y si llegamos al límite mientras estamos colgados y nuestra barra blanca se termina, entramos en el modo de aguante extremo, donde tendremos que pulsar un botón repetidamente para aguantar unos segundos de más hasta poder descansar en una plataforma. A todo esto le añadimos que el sentimiento de supervivencia está más presente que nunca, ya que no solo tendremos que encontrar víveres, si no que tendremos que ‘luchar’ por ellos.

Nos encontraremos a otros humanos a lo largo de nuestro viaje que tendremos que ayudar, trayendoles un inhalador o dándole alguno de nuestros botiquines, dependiendo del caso. También estarán los que vayan armados hasta los dientes y en grupos para acabar con nosotros y quedarse con nuestros víveres. Según nuestra reacción al verlos, así actuaran ellos, si somos tranquilos, puede que no nos hagan nada, si les amenazamos por ejemplo con nuestra arma y se dan cuenta de que esta descargada, vendrán como fieras a hacernos picadillo. Algunas veces, si matamos al cabecilla del grupo, los demás se rendirán, con lo que tendremos que tener ne muy buen ojo para este tipo de situaciones.

Y claro, todo esto en el papel queda genial y parece que estamos hablando de un juegazo como la copa de un pino y además original, que es algo que escasea. Cuando nos adentramos más en la historia y en el mundo de I Am Alive nos damos cuenta de que toda la teoría la han aplicado de una forma un tanto abrupta: El personaje no responde bien a nuestras ordenes cuando escalamos, lo que hace que nos maten más de una vez por no tener un control pulido ya que perdemos tiempo de esa barra de aguante.

Las animaciones son tocas y chirrían en muchos casos y los combates, que en un principio se presentan como algo totalmente psicológico al intentar crear una estrategia, jugar a ver quién atacas primero y quien puede o no ser el cabecilla… al final se convierten en un despropósito, que no cumple con nuestra estrategia porque se convierten en una locura. Un sistema como digo, que en la teoría esta genial, pero que le faltan ser retocado en la práctica.

Que si, que aboga por el realismo, pero parece que no se han parado a pensar si sería o no divertido o por lo menos, no se han parado a pulirlo para tener movimientos rápidos y fluidos sin que nuestro personaje se quede encallado escalando. Muchas veces, le das ‘arriba’ y él va la izquierda. Lo mismo con los combates, la lentitud de animaciones y acciones nos deja con el culo al aire en muchos momentos y no podemos hacer nada para evitarlo por muchas estrategias que hagamos, con lo que toda la ‘ilusión’ se pierde y nos saca de la partida, sobre todo cuando se nos acaban los reintentos. Y claro, podemos ‘convivir’ con este sistema cuando son 2 o 4 enemigos, pero en las partes finales que nos encontramos con bastantes  a la vez, el juego adquiere un tono frustrante que nos saca totalmente de nuestras casillas en muchos aspectos.

Y es que todo se suma a un sistema de continuaciones muy limitado, que después de dos o tres intentos en una lucha a cuatro, por ejemplo, se nos acabaran y nos harán retroceder medio nivel, convirtiendo I Am Alive en un juego algo tedioso y frustrante, aunque lo pongamos en el nivel normal.

I Am Alive engancha los primeros minutos por la formula y por todo lo que nos propone, pero se va desinflando por culpa de ser un producto sin pulir y altamente frustrante. Aun así se puede es curioso y original, y se puede hacer corto (unas 5 horas de media, aunque si vamos a saco sin buscar nada, menos), aunque claro estamos hablando de un arcade. Una pena que no hubiera algo más de mimo detrás de todo esto, por lo que podría haber sido. Mucho papel mojado, mucha teoría genial, pero aplicada de tal forma que no consigue un juego divertido. Esperemos una segunda parte como agua de Mayo.

httpv://www.youtube.com/watch?v=PwnaqGdgPsY

suscribete 1

2 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: I Am Alive es uno de esos proyectos donde sus problemas en el desarrollo y sus largos retrasos, dejan mella en el producto final. Im A Alive casi fue cancelado, hasta que resurgió de las cenizas para convertirse en un ‘Liv……