A estas horas…

1
15

relojLa hora que es y yo soñando despierto. No tengo mucho que decir o que contar, pero no por que realmente no pasen cosas, si no por que he perdido la costumbre de hacerlo. De hecho, he perdido la costumbre de ser yo mismo. Noto las épocas de cambios a la legua, y esta es una de ellas, cambios importantes, de esas crisis que dicen que cuando sales de ellas, sales mas reforzado, para bien o para mal.

Las reflexiones a esas horas de la noche no son buenas, diría yo que incluso son negativas, llenan el texto de frases inconexas y sin sentidos durante dos o tres párrafos,  al que hace cuatro comienza a salir lo que de verdad querías decir en un principio pero que no te atrevías a contárselo al publico. Es como una mascara, un miedo infundado que todos llevamos dentro, para algunos ese miedo se representa en insextos, para otros situaciones y para otros momentos específicos de su vida a los que se tiene que enfrentar.

Últimamente los miedos han ganado terreno cuando están en mi compañía. Es fácil sobreponer ciertas cosas a otras, pero las que de verdad me importan se quedan en el aire, como si no pudieras tenerlo todo en esta vida, y si encima lo intentas, es tan perra que te quita lo poco que tenias, que ahora te parece mucho. No es fácil plantar cara a ciertas situaciones, duele, quema por dentro, pero al final te haces fuerte y deja de afectarte, lo miras como algo totalmente imposible, y llegas a ser indiferente contigo mismo. Diría tantas cosas, pero hay tantos miedos que las ocultan, que es imposible soltarlo todo. Alguien me dijo una vez, que su forma de protegerse del mundo, era no sentir nada… cosa que me pareció una locura en su día. Hoy lo miro desde otra perspectiva, y me parece que no estaba tan loco como parecía…

Al final va a ser verdad, que de una forma u otra, vuelvo a pasar por las mismas situaciones, cada vez más y más duras, o mejor dicho, cada vez mas y mas reales. Aunque haya perdido la fe, aunque haya dejado de creer en el amor, incluso aunque haya dejado de creer en mi mismo, en ciertos aspectos, siempre queda algo en el fondo. Dicen que se llama esperanza… yo ya no se ni como llamarla. Lo peor es que sigo aquí, al pi del cañón, intentando luchar a capa y espada con lo que poco que me queda…

Al final lo que yo decia, un monton de frases inconexas sin sentido alguno…

suscribete 1